miércoles 17 de julio de 2019 | 06:41
Tecnología

El Wi-Fi y las redes celulares no tienen efectos nocivos en la salud: Estudio

Rafael Guillén lun 10 abr 2017 11:45
Router Inalámbrico.
Router Inalámbrico.
Foto propiedad de: Internet

Una prueba desmiente que los síntomas de las personas "electrosensibles" tengan relación con las radiofrecuencias.

Una investigadora húngara ha revelado la posible causa de los supuestos síntomas de las personas que se declaran “electrosensibles”, quienes muestran una serie de padecimientos al estar en contacto con campos electromagnéticos que producen los sistemas de Wi-Fi, los pantallas de las computadoras y los teléfonos móviles, entre otros.

 Zsuzsanna Dömötör solicitó a un grupo de 72 personas para que describieran lo que sentían al estar expuestas a un campo electromagnético; de este grupo la mitad se autodenominaba como “electrosensible”, por lo que al comenzar la prueba comenzaron a presentar síntomas como fatiga, vértigo y náuseas.

Lo que estas 36 personas no sabían es que en realidad no habían estado en contacto con ningún tipo de radiofrecuencia durante la prueba y que básicamente no había sucedido ningún cambio en el ambiente, por lo que sus malestares eran infundados. La hipersensibilidad electromagnética no está reconocida en la Clasificación Internacional de las Enfermedades de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“Algunos estudios atribuyen estos síntomas a condiciones psiquiátricas preexistentes así como a reacciones de estrés como resultado de la preocupación acerca de los efectos en la salud de los campos electromagnéticos, más que a la exposición en sí misma”, asegura el informe, que fue rescatado por el portal español de ‘El País’.

Estos resultados fueron presentados en Madrid a inicios de este mes, como parte de una colección de 350 estudios del Comité Científico Asesor de Radiofrecuencias y Salud (CCARS), con los que sostienen que “las personas con hipersensibilidad electromagnética no son capaces de detectar cuándo están expuestas”, aunque sus síntomas llegan a ser reales e incluso incapacitantes.

Con información de El País.