sábado 23 de marzo de 2019 | 05:35
Tecnología

Probamos Google Glass y esta fue la experiencia

Serguei Vassallo para SDPNoticias.com vie 30 ago 2013 14:29
Probamos Google Glass y esta fue la experiencia Así luce Google Glass. Se espera que este producto sea lanzado en 2014.

Uno de los primeros ejemplares de Google Glass fue adquirido por la agencia de publicidad Flock, quienes nos invitaron a probar el que es uno de los productos tecnológicos más esperados.

Google Glass es seguramente la mayor innovación que ha presentado la empresa de Mountain View en los últimos años.

También ha sido un producto inaccesible para muchos: anunciado en junio de 2012, ha estado disponible de forma limitada: primero para quienes se registraron en la conferencia I/O, donde fue presentado el dispositivo, y después mediante una dinámica: poner en Twitter qué harían con Glass incluyendo el hashtag #ifihadglass. En ambos casos, los interesados debían pagar 1,500 dólares.

Una de las personas que se hizo de Google Glass en la dinámica del hashtag fue Ana Mari Barquín, quien reside en Nueva York y es directora regional de negocios de la agencia mexicana de publicidad Flock, en cuyas instalaciones tuve la oportunidad de probar Google Glass durante algunos minutos.

 

¿Cómo es la experiencia de usar Google Glass?

La primera impresión al ver en vivo los Google Glass es que son muy ligeros y algo frágiles. Lo primero se siente al colocarlos en la cara. La pequeña pantalla se ubica en la parte superior derecha del campo de visión humano y, al menos en la primera prueba, es un poco difícil acomodarse para verla, siendo necesario subir la mirada para poder enfocar el ojo en la pantalla. Se trata de un dispositivo que nos saca del confort de usabilidad al que nos han acostumbrado los smartphones.

Y es que la pantalla, con una tipografía muy usada en Android, sólo puede manejarse vía voz (diciendo el famoso "Ok Glass", seguido de la instrucción en inglés), o con un pequeño panel táctil ubicado en la parte derecha del armazón, así que tal vez más de uno se ponga un poco ansioso por no poder tocar la pantalla.

 

Después de jugar un poco con la interfase (para usar el producto muchos tendrán que pasar por una buena curva de aprendizaje), el manejo de Glass comienza a ser más fluido, y el dispositivo en general responde bien. Obviamente debe estar conectado a una red Wi-Fi para poder aprovechar la mayoría de sus características.

¿Qué se puede hacer con Google Glass? Algunas de las funciones posibles son la de pedir la traducción de una palabra en un determinado idioma, cuyo resultado se escucha y se lee en pantalla. Asimismo, el dispositivo tenía instalada una aplicación del New York Times que permite leer las principales noticias, pasando una a una con el panel táctil.

 

Otra de las características que sin duda resultarán atractivas y empleadas en muchas aplicaciones es la de la cámara. En ese sentido, es seguramente la forma más sencilla y directa de tomar una fotografía: vía voz y obteniendo la imagen que justo ven los ojos en primera persona. Lo mismo con el video.

Para quienes usamos lentes graduados, la experiencia puede volverse mucho más estorbosa, aunque en ese caso la promesa es que en el futuro se podrá comprar Google Glass adaptado a los anteojos, de los cuales muchos no podemos prescindir.

Después de la pequeña prueba, la impresión que queda es que seguramente será un producto que requiera de una curva de aprendizaje por parte de muchos usuarios. Tal vez también Google deba hacer algunos ajustes en la ergonomía de la pantalla, hacer que ésta se sienta más natural, minimizando el esfuerzo del ojo para centrarse en la misma.

 

Se sabe que se están desarrollando muchas aplicaciones innovadoras en diversas actividades, y eso será clave para hacer atractivo el producto, fuera de su forma física y usabilidad distintas a lo que conocemos: que se puedan hacer cosas nuevas, que no se hayan visto nunca en otro dispositivo.

El cómo influirá en la convivencia social es otra de las interrogantes, así como cuánta confianza sentirán los consumidores aquí en México para sacar Google Glass en la calle. Todo eso lo averiguaremos cuando el producto salga al mercado.

 

¿Qué busca Flock con Google Glass?

Flock es una agencia que ha brindado estrategias digitales a empresas de importancia internacional y que ahora se encuentra buscando ofrecer soluciones más integradas, con innovaciones tecnológicas. El objetivo, de acuerdo a Kenia Rivera, editora de marca de la agencia, es fusionar el marketing con la tecnología, cosa en la que ya trabaja su departamento de innovación.

Ahí es donde entra Google Glass. Flock quiere ser la primera agencia en desarrollar y vender aplicaciones que usen este nuevo gadget, y será en septiembre cuando comiencen a hacer pruebas al respecto.

Google Glass saldrá al mercado en 2014 y, en palabras de Kenia Rivera y Karlo Rodríguez, director del departamento de innovación, este producto será de uso común dentro de dos años y modificará por completo la forma en la cual nos comunicaremos.

Sin duda, apenas hemos visto una muy pequeña parte de todo lo que traerá consigo Google Glass en todos los niveles, tanto en lo tecnológico como en lo social. Las respuestas a las interrogantes aún tendrán que esperar al menos hasta el próximo año.