Sorprendente

Así es la vida cuando tienes un perro gigante como mascota

Firma: Instagram.
Firma: Instagram.
Firma: Instagram.
Firma: Instagram.
Firma: Instagram.
Firma: Instagram.
Firma: Instagram.
Firma: Instagram.
Firma: Instagram.
Firma: Instagram.
Firma: Instagram.
Firma: Instagram.
Firma: Instagram.
Firma: Instagram.
Firma: Instagram.
Firma: Instagram.
Firma: Instagram.
Firma: Instagram.
Firma: Instagram.
Firma: Instagram.
Firma: Instagram.
Firma: Instagram.
Firma: Instagram.
Firma: Instagram.

Christopher Cline es un fotógrafo profesional que hace poco se mudó de Virgina a Minessota. Cuando llegó estaba tan triste por dejar a sus amigos que a su novia se le ocurrió una brillante idea; le regaló un perro.

Está comprobado que estos animales tienen la capacidad de levantarte el ánimo, y así pasó. Christopher ahora es un hombre feliz que pasa el tiempo libre retratando a su enorme goldendoodle, a quien llamó Juji. ?Me enamoré de inmediato con él?, dijo.

Él y el can ahora son mejores amigos, pero el lazo que los une va más allá de una convivencia diaria; Juji le devolvió a su amo la inspiración. El chico a realizado varias sesiones fotográficas en escenarios impresionantes al lado de su perro, la idea es que estas formen parte de cuentos infantiles.

?El ha dado vuelta a mi vida por completo y somos inseparables. He encontrado un nuevo proposito en mi arte y se lo debo todo a él", declaró Christopher. Pero si crees que el amor del hombre por su mascota es irreal, espera a ver lo que opinaba Freud. Ah, no te preocupes, el tamaño de Juji se logró gracias a Photoshop.

"Los motivos por los que se puede querer tanto a un animal con tanta intensidad; es porque se trata de un afecto sin ambivalencia, de la simplicidad de una vida liberada de los insoportables conflictos de la cultura. Los perros son más simples, no tienen la personalidad dividida, la maldad del hombre civilizado ni la venganza del hombre contra la sociedad por las restricciones que ella impone. Un perro tiene la belleza de una existencia completa en sí misma, y sin embargo a pesar de todas las divergencias en cuanto a desarrollo orgánico, existe el sentimiento de una afinidad íntima, de una solidaridad indiscutible. A menudo cuando acaricio a Topsy me he sorprendido tarareando una melodía, que pese a mi mal oído, reconocí como el Aria de Don Juan. Mucho más agradables son las emociones simples y directas de un perro, al mover la cola de placer o ladrar expresando displacer. Nos recuerda a los héroes de la Historia, y será por eso que a muchos se los bautiza con el nombre de alguno de esos héroes". Sigmund Freud.

Con información de mundotkm.