jueves 18 de julio de 2019 | 04:51
Sorprendente

'Batinopales' llegan al mercado para hacer que los niños coman verduras

Ximena Molina jue 11 jul 2019 12:48
Foto propiedad de: Twitter: @tesiture

Los 'batinopales' fueron creados por un comerciante que quiso ayudar a una de sus clientas.

Los 'batinopales' han venido a recordarnos por qué la gastronomía mexicana es tan famosa, pues no es nada difícil entender que una cocina llena de imaginación como la nuestra esté catalogada entre las más exquisitas del mundo. 

Y es que un comerciante del famoso ‘Mercado de la Bola’ de la delegación Coyoacán, demostró que el ingenio no sólo produce golosinas como las manteconchas o los conchurros, sino que también es capaz de poner sobre las mesas de los hogares alimentos sanos, nutritivos y naturales (además de baratos) que todo el mundo amaría comer. 

Puedes leer: ¿Antojo? Llegaron los Wafflengers y los Elothanos para darte poder

Su nombre es Juan Antonio Aguilar y atendiendo la necesidad de una de sus clientas que no lograba hacer que su nieto comiera nopales, decidió hacerlos divertidos dándoles forma de Batman, uno de los superhéroes favoritos de los niños. 

Armados con un cortador para galletas, en su recaudería, Aguilar y familia venden nopales con la silueta del famoso murciélago o de Mickey; la figura es decisión del cliente y los nopales se cortan en el momento de la compra. 

Recomendamos: Si amas las garnachas, este monedero de gordita es para ti

Pero antes de que empiecen las críticas, hay que aclarar que el recorte de esta divertida creación es utilizado para otros productos que comercializa este creativo verdulero, por ejemplo: ensalada de nopales o los nopales picados que distribuye a las taquerías de la zona. 

Batinopales: No sabías que los necesitabas

El hallazgo fue hecho por la usuaria de Twitter Teresa Rodríguez quien contó al mundo que había ido al mercado por “unos ingredientes” y volvió con dos huipiles y los ya famosos 'batinoapeles', y agregó que “no sabía que los necesitaba”, haciendo alusión al eslogan de una de las tiendas que venden productos a bajos precios y de pronto inundaron la ciudad.

A partir de ese mensaje, la fotografía de la charola de nopales se popularizó en la red y hoy son yo un ícono de la gastronomía chilanga.