lunes 10 de diciembre de 2018 | 08:25
Sorprendente

Consejo de faraón egipcio: buenos sueldos a funcionarios públicos

Redacción SDPnoticias.com
COBERTURAS
PERSONAJE
mié 2 abr 2014 21:22
Consejo de faraón egipcio: buenos sueldos a funcionarios públicos

Los faraones egipcios aconsejaban pagar muy bien a sus funcionarios públicos y no distinguir si provenían de una familia rica o humilde; fueron el primer Estado territorial y dominaron por miles de años. 

Aunque hay profesiones con un registro de antigüedad mayor, como la prostitución, los funcionarios públicos han sido la pieza clave para que imperios y sociedades logren una evolución exitosa. Al menos desde hace 4 mil 500 años.

En el antiguo Egipto, primer Estado territorial de la historia, la función pública fue crucial en la construcción del imperio. En esa época, Egipto, a diferencia de imperios contemporáneos como el de los hititas o babilonios, no vivía de los tributos obtenidos de los vencidos. 

Los faraones egipcios no explotaron, administraron su riqueza, pero quienes realmente ejercían esta administración, eran los funcionarios públicos. 

Además de construir imponentes pirámides para enterrar a sus reyes, los egipcios idearon pirámides funcionales para la distribución racional de los impuestos y la riqueza. Lo que se conoce como el "escalafón". Esta era la labor de los funcionarios públicos de la antigüedad. 

El talento de los funcionarios no paso desapercibida para los faraones, quienes preocupados para mantener un equipo hábil a la disposición de las dinastías, dejaron enseñanzas al respecto para sus futuras generaciones. 

Como el texto Enseñanzas para Merikare, un documento a manera de testamento que algún faraón, hasta ahora desconocido, dejó a su hijo Merikare, último faraón de la Dinastía X (2050 a C). 

Entre los consejos padre a hijo faraones, estaba uno que muchos funcionarios de la actualidad desearían fuera enaltecido como ningún otro: Deberás pagar muy bien a tus funcionarios públicos, para evitar la corrupción y tener el poder de exigirles honradez

Bueno en realidad esto no ha cambiado mucho, los funcionarios públicos suelen ganar muy bien, lo que si es discutible, es la honradez que devuelven como parte del trato. 

"Quien es rico en su casa no es parcial (es imparcial)... Los pobres no hablan de acuerdo con la verdad, pues no la usa correctamente quien dice: '¡Ah, si fuese mío!', sino que es parcial para con todo aquel que le paga", cita el texto. 

El entonces "vanguardista" sistema egipcio, también permitía que cualquier buen profesionista pudiera ir subiendo de puesto, incluso hasta llegar a ser personal de confianza del faraón, sin importar su origen humilde. De hecho el padre de Merikare también dejó un consejo al respecto: 

"No distingas entre el hijo de un hombre (bien-nacido) y un plebeyo. Toma al hombre según sus habilidades; todas las artes prosperarán."

Un buen ejemplo documentado de este tipo de funcionarios fue Uni, cuya tumba contiene una inscripción que relata su historia. De origen humilde, Uni escaló puesto por puesto hasta llegar a ser presidente de la corte de justicia y  visir, que era algo así como primer ministro o secretario de gobernación

No obstante los buenos consejos de los faraones egipcios como este: "Sé hábil en palabras y tú serás fuerte... es una espada para el rey la lengua. La palabra es más poderosa que cualquier arma", no siempre pueden ser seguidos al píe de la letra. 

Finalmente Merikare debió enfrentar una guerra contra los tebanos, quienes lo derrotaron, dando "muerte" a la dinastía X, para pasar al que se llamó "Imperio Medio" (Dinastías heracleopolitanas).

Las herecleopolitanas fueron dinastías sumamente preocupadas por la justicia y un sentido de igualdad único. Sin embargo, las cosas no cambiaron mucho para los funcionarios públicos que siguieron escalando en este y otros sistemas sociales por venir. 

De hecho cuando César visitó Egipto, no sólo se la pasó "bonito" con Cleopatra, aprendió mucho sobre el sistema de funcionarios que hacían exitoso el reinado de la seductora mujer y se lo llevó a Roma donde lo aplicó con un éxito conocido hasta nuestros tiempos. Aunque ya en Roma fue deformado. 

Con información de LaVanguardia