September 18, 2019 22:19


Japón dejará de vender porno en unos meses

Japón deja de vender porno
Japón deja de vender pornoStudio Poro

Con la intención de mantener su buena imagen ante los turistas, eliminarán el material para adultos de las tiendas.

El mundial de rugby y los Juegos Olímpicos están a la vuelta de la esquina y Japón lo sabe, pues será la sede de estos dos magnos eventos que se llevarán a cabo en 2019 y 2020 respectivamente. Y como ya sabemos, el país asiático se caracteriza por poner atención hasta al más pequeño de los detalles y esta vez no podía ser la excepción. 

Por eso, la autoridades niponas han decidido sacar de los anaqueles el material pornográfico que hasta el momento se vende en los konbini (tienes en donde se encuentran abarrotes, papelería, periódicos y mucho más), por ejemplo, Lawson y Seven-Eleven.

Puedes leer: Más de 30 hoteles filmaron a sus clientes y vendieron sus videos a un sitio porno

A partir de agosto, apenas un mes antes de que los mejores equipos del rugby y sus aficionados lleguen al país, todas las tiendas estarán obligadas a retirar historietas y películas con contenido sexual explícito o clasificadas como “sólo para adultos”. Todo con la intención de cuidar la buena imagen de las ciudades a las que se espera que lleguen mucho más turistas de lo normal.

En total serán 34 mil tiendas las que dejarán de comercializar estos productos que a pesar de que cada vez más son sustituidos por sus versiones digitales, continúan siendo muy vendidos, con todo y sus alto precios.

Recomendamos: A todo esto, ¿Qué es el Hentai?

Aunque actualmente la pornografía en los konbini está relegada a un pequeño espacio en algún rincón del establecimiento, los clientes siempre saben donde se encuentra y tras la reciente prohibición, tanto los tenderos como los editores y creadores de estos materiales esperan que pasados los Juegos Olímpicos, las historietas que muestran en su mayoría dibujo de mujeres infantilizadas envueltas en diminutos atuendos, vuelvan a los estantes, si no es que el Internet y la pornografía gratuita los alcanzan antes. 

Con información de El País. 

0
comments
view comments