Sexxion

¿Sexo y asma? Esto debes saber para evitar los riesgos

AsmaPixabay

Pacientes con asma atribuyen sus problemas sexuales, como disfunción eréctil y anorgasmia, al  asma.

El asma es una de las enfermedades crónicas más frecuentes a nivel mundial, y aunque es verdad que su prevalencia es mayor en niñas y niños, los adultos no están exentos; la Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que alrededor del 5% tiene este padecimiento. Como sabes, el asma puede limitar algunas actividades físicas, entre ellas, el sexo.

Debido a que las principales características del asma son la falta de aire y las sibilancias, puede afectar severamente las actividades de la vida diaria de una persona, desde las más sencillas como caminar o lavar los trastes, hasta las extenuantes como hacer ejercicio o tener relaciones sexuales

De acuerdo con la encuesta A shadow at work, realizada en 2015 por Boehringer Ingelheim, y difundida por el portal de noticias 20 Minutos, el 79% de los pacientes con la enfermedad dijeron que ésta afectaba de forma negativa a sus relaciones sexuales, y casi 7 de cada 10 aseguró que sus síntomas empeoraban después de tener sexo

Aunque es comprensible que las relaciones sexuales empeoren los síntomas del asma, diversos especialistas afirman que no tendría por qué ser así, pues un paciente controlado que toma su medicamento correctamente y hace buen uso del inhalador, debería poder hacer cualquier actividad física sin problemas.

Vicente Plaza, coordinador del comité ejecutivo de la Guía Española para el Manejo del Asma (GEMA) aconseja que ante todo, el paciente se apegue a su tratamiento y en caso de continuar con dificultades, evalúe con su médico la posibilidad de incluir medicación de rescate como un broncodilatador de acción rápida que se toma entre 10 y 15 minutos antes de la actividad sexual. 

Pese a que un tratamiento correcto debería evitar las dificultades, un estudio publicado en 2018 en Archivos de Bronconeumología afirma que la cuarta parte de los pacientes con asma atribuyen sus problemas sexuales, como disfunción eréctil y anorgasmia, al hecho de sufrir asma.