Sexxion

7 señales de que él quiere sexo contigo

Las mujeres esperan que los hombres se sientan, comuniquen y respondan como lo hacen ellas, lo que impide que reconozcan las señales cuando un hombre quiere sexo.

¿No les ha pasado que por más que analizamos las actitudes de los hombres, nada más nunca atinamos? Vamos con nuestras amigas a preguntárles qué piensan ellas de lo que dijo tal chico, y todas nos llenan de comentarios que no nos sirven. Pensamos cosas que no son, y cuando sí son, no nos damos cuenta.

Según John Gray, psicólogo y autor de "Los hombres son de Marte, las mujeres son de Venus", las mujeres esperan que los hombres se sientan, comuniquen y respondan como lo hacen ellas, lo que impide que reconozcan las señales cuando un hombre quiere sexo.

De hecho, Ramón Cordoba, autor de ?Ardores que matan (de ganas)?, externa que:

Suena muy bonito, ¿no? Pues para que sepas identificar las acciones que realiza un hombre cuando quiere estar en la cama contigo, te dejamos una lista de ellas de acuerdo a Janine Driver, fundadora y presidenta del Body Language Institute.

Sus pupilas se dilatan. Esto sucede sobre todo cuando hay signos de excitación, provocados por el contacto, por ejemplo.

A menos que se encuentre resfriado, esto es una clara señal de deseo. Un estudio publicado por el Journal of the Royal Society of Medicine, afirma que la nariz de un hombre y su tejido eréctil están vinculados.

Los hombres tienden a bajar el tono de voz cuando están excitados, indica un estudio del Albright College.

Si quieren ser sutiles, pondrán sus manos cerca de la entrepierna para hacer que notes su erección.

La excitación provoca un aumento en la presión arterial que provoca que algunas partes del cuerpo sientan un cosquilleo, lo que ocasiona que se lama los labios o se rasque las orejas.

Aunque de manera sutil, pero no pierde oportunidad de tocar tu brazo cuando están cerca. Y conforme transcurre el tiempo que están juntos el acercamiento es mucho más evidente, hasta llegar a las caricias.

Esto, además de ser una grosería, revela que sólo espera que termines de hablar para poder besarte.