Sexxion

¿Qué se siente con una muñeca sexual? Hombres cuentan sus experiencias

Muñeca sexualTomada de video

Varios hombres hablaron del tema sin tapujos y confesaron cómo se siente exactamente tener un juguete sexual de este tipo. 

Cada vez son más populares en el mundo las muñecas sexuales, y es que no sólo ha aumentado su visibilidad sino que la oferta es cada vez mayor, tanto que ahora se pueden comprar con casi cualquier rasgo físico. 

Pero, hablando claro, ¿qué sienten las personas que tienen sexo con una muñeca sexual? Quizá ya te lo habías preguntado antes y no sólo a ti te pasó por la cabeza, pues el cuestionamiento fue lanzado a través de un foro de Reddit que abrió lo que parece ser una caja de Pandora. 

A partir de la pregunta de un usuario anónimo, varios hombres comenzaron a contarle al mundo sus experiencias con estas amantes de silicon; desde la cantidad de dinero que pagaron por ellas, hasta tips de limpieza, y por supuesto, consejos para deshacerse de una cuando es necesario.  

Un valiente usuario no tuvo tapujos al responder cuando alguien más preguntó qué se siente tener una muñeca sexual. "Tenía una, pero tuve que tirarla porque me mudé a un lugar más pequeño con mi familia", dijo. 

El mismo agregó que durante los pocos meses que la tuvo, mientras vivía lejos de su lugar de residencia, disfrutó de una experiencia agradable y realista. Incluso afirmó que la sensación al masturbarse con la muñeca sexual, era muy similar a la de tener relaciones sexuales usando condón. 

"Fue agradable por los pocos meses que la tuve. La silicona y el peso son lo suficientemente realistas como para simular algo real.
Usuario de muñeca sexual

Pero la historia tiene un final más o menos triste, pues el sujeto afirma que tuvo que deshacerse de su íntima compañía cuando se mudó. La parte buena de esto es que la confesión generó mucha curiosidad entre los lectores. 

Finalmente, reveló que , tras usarla una últimas vez, la metió en una caja gigante que selló con cinta adhesiva y luego colocó en un basurero. 

Por supuesto, la gente comenzó a imaginarse todas las posibilidades que caben en el final de la historia, desde que el personal de limpieza la encontrara al tratar de subir la caja al camión recolector, hasta la posibilidad de que, en camino al depósito se cayera del vehículo y diera un buen susto a los automovilistas y peatones cercanos.