De la alacena a la cama: 8 objetos para tener el mejor sexo de tu vida

fresa
fresaChris Liverani / Unsplash

Seguro los tienes en casa y no les estás sacando provecho.

A ver, vamos a ponernos de acuerdo de una vez por todas. No se vale poner de pretexto el tiempo o la falta de dinero para no ponerle un poquito de variedad, jugueteo y sabor a las relaciones sexuales. 

Por eso y para que desde hoy comiences a ponerle más leña al fuego hicimos una pequeña pero infalible lista de las cosas que seguro tienes en casa y podrían convertirse en tu nuevo juguete sexual favorito. 

Hielo: Probablemente ya has escuchado de sus propiedades eróticas, pero este es el momento para atreverte y usarlo. Puedes meterlo a tu boca mientras besas su cuerpo y permites que vaya dejando un rastro de agua helada por donde pasa tu boca.  

También puedes usarlo para enfriar tus manos y luego ponerlas en su parte favorita o colocarlo en su piel para luego besarla... el chiste es jugar con los cambios de temperatura de la piel. 

Frutas: Por su sabor, las frutas son deliciosas para compartir en pareja y hay muchos juegos sexys que puedes hacer con ellas. Te dejamos un ejemplo:

Tápale los ojos y dale trozos de fruta para que adivine qué está comiendo y agudice todos sus sentidos, sobre todo el del gusto y el olfato. Puedes alternar entre tomar la fruta que vas a darle con los dientes, o los dedos. Prueba besar alguna parte de su cuerpo cada vez que come para que su cerebro asocie las sensaciones. 

Chocolate: Este también es para poner al máximo los sentidos. Puedes hacer un juego similar al de las frutas, ponerlo sobre su cuerpo  el tuyo e ir chupándolo con la lengua; puedes usarlo para marcar el camino que quieres que bese. Recuerda jugar también con el olor y la textura de esta delicia. 

Crema corporal: Generalmente la usamos sólo para humectar la piel, pero es perfecta para dar un buen masaje o para frotar tu cuerpo contra el de tu pareja evitando la fricción y creando un tacto muy suave. 

Antifaz para dormir: Úsalo para taparle los ojos y que no pueda ver lo que vas a hacer. Aquí el factor sorpresa es la clave y puedes combinarlo con los puntos anteriores. 

Collar o arete: Seguro no se te había ocurrido pero si buscas algún objeto que tenga un colgante puede convertirse en un excelente accesorio para hacer cosquillas por todo su cuerpo.

Lee aquí cómo las cosquillas pueden llevarte de la risa al éxtasis. 

NOTA: También puedes intentar con una flor, una pluma o una tela suave. 

Masajeador: Sácalo del cajón de las cosas olvidadas y atrévete a experimentar con él, usándolo tanto como una herramienta para consentir como para excitar y dar placer; las vibraciones y texturas pueden funcionar muy similar a las cosquillas. 

0
comentarios
Ver comentarios