lunes 24 de septiembre de 2018 | 09:15
Sexxion

¿Sexo en la regadera? Espera, es una pésima idea

Yazmín Navarro / SDPnoticias.com mar 27 feb 2018 13:15
Foto propiedad de: Pixabay.

El agua no funciona como lubricante, así que en vez de hacer el asunto más fácil, lo complica todo.

Pues sí. Tener sexo en la regadera resulta ser una de las prácticas más cotizadas para los amantes versados. Sin embargo, este tipo de encuentros son peligrosos por varios motivos, pues la superficie resbalosa ocasiona que el agua genere fricción entre las partes íntimas de los involucrados, y hará del acto algo doloroso. Ups.

Y ya sabemos que lo has intentado en más de una ocasión, pero sigues pensando en salirte del baño justo cuando tu pareja consiguió una erección y entonces rezas para que no pierda el entusiasmo. Y puede excitarte ver a tu galán desnudo, mojado y listo para ti, pero el agua podría limpiarte de tu lubricación natural. Aquí todas las razones por las que esto no es una buena idea.

1.

Si crees que encontrar la posición perfecta en la cama es tedioso, espérate a la regadera. 

2. 

Sobre todo si él o ella es más alto que tú y simplemente no embonan. Uno debe estar de puntitas o agacharse más y en medio de tanto jabón, eso puede resultar contraproducente. 

3. 

No importa cuánto pienses en todo el porno que has visto y en decenas de posiciones, acabarás eligiendo la de perrito. ¿O no?

4.

¿Y qué tal cuando el agua caliente se termina rápido o la regadera tiene una potencia muy baja? Sin duda la incomodidad comenzará rápidamente y el frío congelará la situación. 

5.

¿Acaso has intentado hacer sexo oral con todo ese chorro de agua? ¿No? Ni lo intentes, te ahogarás enseguida. 

6. 

Y si estás en el lugar donde no cae el agua, te enfurecerás con el jabón que hace arder tus ojos.  

7. 

Si olvidaste desmaquillarte, parecerás oso panda y lo peor de todo es que al agua por supuesto que no funciona como lubricante, así que en vez de hacer el asunto más fácil, lo complica todo. 

Pero como ya sabemos que lo volverás a intentar aunque ya hayas fracasado, te recomendamos que la próxima vez coloques una toalla en el suelo para evitar futuros resbalones. Es de hecho más agradable empezar el juego previo bajo el agua y seguir con la acción en la recámara, pero bañarse sensualmente el uno al otro, apretaditos y lentamente, hará de la experiencia algo excepcional.