15 de octubre de 2021 | 16:06
Opinión

Las hidroelécticas y el rey de las fritanguerías

Las prioridades de López Obrador. Una de ellas, felicitar al Cruz Azul, equipo ganador del futbol mexicano, aunque eso signifique evocar una matanza.
AMLO y el béisbol
Compartir en

Las culpas del rey, las paga la grey.

Refrán

Más valen las aguas de abril, que los bueyes y el carro del rey David.

Otro refrán

No hace nada durante el día, solo vive a cuerpo de rey.

Y otro...

Más de 26 videos comiendo garnachas y al menos otros 10 macaneando (porque para jugar béisbol se requiere correr, y él ni siquiera puede llegar a la primera base) son muestra de las prioridades de López Obrador.

Ya estamos acostumbrados, también, a que cuando de lo que se trata es de imprimirle rapidez, suceden cosas como su contestación a la opinión vertida por Gabriel Zaid llamándolo “sabiondo” (¡vaya que le dolió la columna del erudito! Cómo cambió Andrés Manuel: cuando Zaid señalaba a los gobiernos ajenos y le ayudaba a concebir otra forma de política socioeconómica, era el gran maestro. Ahora que señala los errores del poder —el que ejerce el tabasqueño—, no lo soporta). O el felicitar ‘en Infinitum’ al Cruz Azul, equipo ganador del futbol mexicano, aunque eso signifique evocar una matanza.

Y es que si bien el estadio de los Santos de Torreón es conocida como “la casa del dolor ajeno”, siendo AMLO el “presidente historiador”, uno esperaría que recordara la masacre de chinos que tuvo lugar en Torreón a principios del siglo pasado, máxime cuando hace poco tiempo pidió perdón a dicha comunidad. Dicha matanza fue conocida como “la casa del dolor ajeno” (Julián Herbert).

El lopezobradorismo es una enfermedad que se cura informándose

En sus videos también queda patente su nulo entendimiento de las hidroeléctricas y la política eléctrica que tiene concebida para México y que nos va a llevar al desastre. El lopezobradorismo es una enfermedad que se cura informándose, por lo que aquí varios datos:

Pensar que las hidroeléctricas saldrán adelante solo porque esa es su voluntad es no entender nada de lo que está sucediendo en el país y en el mundo. Y eso es por la sencilla razón de que las hidroeléctricas solo funcionan cuando hay suficiente agua, un buen y económico sistema de transmisión, cosa que no ocurre. Además, la energía generada por las mismas solo debiera usarse para las áreas más cercanas.

Las presas NO pasan por su mejor momento, como tampoco el cauce del Grijalba (lo cual puede apreciarse en el último video del presidente y en otros recientes que existen).

Nuestro país atraviesa por la peor sequía de su historia

La NASA señala que casi el 85% de México registra algún grado de sequía y que las presas se encuentran en niveles muy bajos, lo cual implica falta de agua para beber, cultivar y regar. No solo eso, la vegetación “está estresada por la falta de agua”. Por eso, esa agua —tan escasa— no puede ser usada en las hidroeléctricas.

Si no sabe, al menos alguien debe saber o decirle que apostar por ello, en un país que se está secando es una pésima propuesta. Será un fracaso más.

Las hidroeléctricas producen electricidad con el movimiento del agua. Se considera energía limpia, continua y que se puede almacenar. Pero eso solo cuando hay suficiente agua. Usar el agua del Grijalva para generar energía condonará a todos los habitantes de la región a la muerte.

Se olvida, adicionalmente, que el costo de la energía generada por las hidroeléctricas es de las más caros que hay.

Por cuanto a costo por MWh, la energía menos cara es la eólica ($358) y la solar ($375), mientras la de hidroeléctrica supera los 1,865 pesos (abril 2021, CRE).

Así, aunque no le guste cómo se ven, los molinos de viento generadores de energía eólica son mucho mejor inversión que las hidroeléctricas. Lo mismo sucede con los paneles solares.

El rey de las fritangueras

Lo dicho por el rey de las fritangueras sobre las hidroeléctricas es muestra de su poco entendimiento y su nulo interés en saber lo que en realidad sucede en nuestro país, por más de que se la viva recorriéndolo para captar el sentir de la gente y luego manipularla a su antojo.

Mientras México continúa desertificándose y contaminándose cada vez más (eso por la quema de combustóleo y carbón para la producción de energía eléctrica), AMLO continuará macaneando, mandando al carajo lo que no le gusta, culpando al pasado de los males, argumentando que “el PRI robó más”, respondiendo de forma visceral a sus críticos y, ante todo, recorriendo fritanguerías cual guía gourmet.

Total, eso de encontrar responsables de la tragedia de La Línea 12 del Metro o conseguir medicinas en general y en específico para los niños con cáncer, es un lujo que la ciudadanía no lo vale.

Eso sí, hemos descubierto algo: si alguien quiere llamar la atención de López Obrador, ponga una fonda que sirva una mojarra bien frita.