18 de enero de 2022 | 22:05

Política y frivolidad

Santiago Nieto no tenía necesidad de hacer lo que hizo, pero lo hizo
Carla Humphrey y Santiago Nieto
Compartir en

“Frívolo: Persona que no concede a las cosas la importancia que merecen, no las hace con la seriedad, el sentimiento o el interés requeridos y solo piensa en el aspecto divertido o lúdico de la vida.”

Para el Estado Mexicano, la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), el Servicio de Administración Tributaria (SAT) y la Fiscalía General de la República (FGR), son las instituciones clave en el combate a la corrupción. Santiago Nieto, titular de la UIF, renunció después de la polémica que desataron los prolegómenos de su boda en Guatemala. El tuit de su renuncia revela de cuerpo entero el momento que vive: dividido entre la lealtad al Presidente y el amor a su esposa, eligió el amor.

Si Santiago Nieto no mintió, no cometió un acto de corrupción o de traición al Presidente; hasta donde se sabe su boda la pagó con recursos propios, se casó en un día no laborable, entonces por qué renunció justo en los momentos cuando se necesita que la UIF actúe con contundencia. Pienso que por congruencia, porque sabe que si bien no hizo algo ilegal, fue imprudente. Su desplante debilitó su acción al frente de la Unidad de Inteligencia. Sintió que le falló al Presidente y que éste le retiró su apoyo.

Santiago Nieto no tenía necesidad de hacer lo que hizo, pero lo hizo. De nada sirvió el ejemplo diario de Andrés Manuel López Obrador; olvidó lo obvio, que ha afectado muchos intereses y que nadie le iba a dejar pasar una. Lo más importante, se olvidó de la prudencia que el cargo demanda.

¿Por qué los políticos son tan vulnerables a la frivolidad? ¿Por qué sucumben al canto de las sirenas y a los desplantes de nuevos ricos? Es el frenesí del poder, el acceso a posibilidades antes negadas.

Una boda es un evento social. La pareja invita a las personas más apreciadas a compartir un acontecimiento importante. Es natural que los personajes de la farándula o el deporte conviertan este tipo de eventos en promoción e inclusive en una forma de negocio. Al final de cuentas sus carreras se nutren de la prensa rosa.

Tal parece que las bodas de políticos se han convertido en su talón de Aquiles. La boda de la hija de Juan Collado, exhibió la impunidad de ese grupo político y catalizó las investigaciones en su contra. La suntuosa boda de Cesar Yáñez lo sacó del círculo de confianza de López Obrador y la de Santiago Nieto definió su renuncia y el despido de la Secretaria de Turismo de la CDMX, Paola Félix Díaz, cuyo viaje en avión privado desató el escándalo.

Santiago Nieto transitará esta situación, es un profesional capaz. Afectó intereses poderosos, muchos de ellos que operan desde la sombra y la ilegalidad. El gobierno debe seguir proporcionándole protección.

La filosofía y la historia son importantes. Bien harían los políticos y los poderosos hacer a un lado la soberbia. Dedicarle unos momentos a repasar nuestra historia o retomar algunas lecciones de los estoicos para enfrentar la vida con mesura o alguna de las lecciones de Epicuro para saber que existen placeres, como la fama, el poder o el dinero, artificiales e innecesarios para tener una buena vida. La política es de bronce.

Onel Ortiz Fregoso en Twitter: @onelortiz