México, 10 Jul. (Notimex).- Muy emocionados y esperanzados llegaron temprano los papás y familiares del defensa Carlos Guzmán, que esta tarde con la selección mexicana tratará de cumplir el sueño de ganar la Copa del Mundo Sub-17 México 2011 en la cancha del Estadio Azteca.

"Vamos a levantar la Copa", expresó María de Jesús Fonseca, madre del jugador, quien a la pregunta de un pronóstico se concretó a decir "el que sea, lo importante es ganar. Los muchachos han luchado mucho por hacer realidad este sueño y lo vamos a conseguir".

En el camino a la final los familiares han llorado, gritado, brincado y también sentido tensión en los momentos cuando el equipo estuvo abajo en el marcador. "Disfruto más su cara de satisfacción que tiene mi hijo, es un guerrero, deja todo en la cancha, su pasión es el futbol".

Ante ser cuestionados de quién es el "culpable" de que el hijo sea futbolista, la mamá tomó la delantera al decir "yo" y luego el papá, Carlos Guzmán, continuó: "los dos".

Dijo que el gusto por este deporte para Carlos Guzmán es de familia, "depende de todos, de sus tíos que son futboleros, de mí que soy futbolero y sus primos, desde chicho le gustó, desde el kínder está en el futbol", dijo don Carlos.

Recordó que "a los tres años lo llevé a la escuelita y su primer regalo de Reyes Magos fueron unos zapatos y un balón, y desde los tres años sabíamos que iba a ser grande".

Los papas de los jugadores estarán juntos en una zona de la tribuna del Estadio Azteca. "Los muchachos son un gran conjunto y estamos haciendo lo mismo los papás".

NTX/JLS/DTG/COPA11