Reducción del impuesto a bebidas azucaradas busca colocar más productos en el mercado, señalan

Reducción del impuesto a bebidas azucaradas busca colocar más productos en el mercado, señalan
La medida legislativa propuesta no implica un retroceso a la estrategia para reducir el sobrepeso y obesidad, al contrario, es un elemento adicional para que los consumidores tengan acceso a bebidas que no incrementan su ingesta calórica total, señalan abogados.Saúl López / Cuartoscuro

La medida legislativa propuesta no implica un retroceso a la estrategia para reducir el sobrepeso y obesidad, al contrario, es un elemento adicional para que los consumidores tengan acceso a bebidas que no incrementan su ingesta calórica total,

México.- La modificación al inciso G) del artículo 2 de la Ley del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios conlleva un incentivo fiscal para las bebidas saborizadas gravadas que tengan hasta 5 gramos de azúcar por cada 100 mililitros.  Este incentivo tiene como propósito impulsar la reformulación y desarrollo de bebidas saborizadas con menor contenido calórico. Dicho en otras palabras, busca que existan en el mercado más productos bajos en calorías, señala la firma de abogados Basham, Ringe y Correa.

De acuerdo con el corporativo legal, el incremento de la oferta de bebidas bajas en calorías permitirá que los consumidores cuenten con más opciones que respondan a sus necesidades económicas y de consumo. "Es importante aclarar, como lo dijo el Subsecretario de Ingresos, Miguel Messmacher, que no se propone bajar a la mitad el impuesto a bebidas azucaradas, sino 'establecer un tramo particular de bajo contenido de azúcar y que sólo para este se aplique un impuesto más bajo de 50 centavos por litro'", indican.

Por ello, señalan que la medida legislativa propuesta "no implica un retroceso a la estrategia para reducir el sobrepeso y obesidad", al contrario, "es un elemento adicional para que los consumidores tengan acceso a bebidas que no incrementan su ingesta calórica total".

La reducción lograría un trato más equitativo respecto al IEPS aplicable a los alimentos no básicos con alta densidad calórica, pues estos productos sólo se gravan si tienen una densidad calórica de 275 kcal por cada 100 gramos, mientras que el IEPS a las bebidas saborizadas aplica con independencia de su aporte calórico, señalan.

Los incentivos o estímulos fiscales son instrumentos que se conceden al contribuyente para reducir su carga tributaria con el objeto de incentivar una conducta que el Estado considere trascendente, por ejemplo, incrementar la inversión en ciertas actividades económicas.

El impuesto a la bebidas saborizadas con azúcares añadidos persigue el fin extra-fiscal de inhibir su consumo para disminuir el sobrepeso y obesidad. Sin embargo, esta contribución no es gradual en atención al contenido de azúcar o kilocalorías, por lo que todos los contribuyentes pagan el impuesto sin distinguir si su producto es alto o bajo en calorías.

Tomando en consideración que el motivo que originó este impuesto (fin extra-fiscal), la medida recientemente adoptada por los Diputados se ajusta a este propósito, pues se propicia que, conforme a las Normas Oficiales Mexicanas aplicables, haya una mayor oferta de bebidas bajas en calorías.

0
comentarios
Ver comentarios