Niños mexicanos, vulnerables en la frontera

Los niños mexicanos que cruzan la frontera ilegalmente y en solitario siguen siendo vulnerables ante los cárteles narcotraficantes, las pandillas y otros peligros, debido a

WASHINGTON (AP) — La información está incluida en un reporte que se difundió el miércoles.

La Ley sobre Protección a Víctimas de Tráfico, aprobada en el 2008, permite que los niños mexicanos que cruzaron solos la frontera sean devueltos a México únicamente después de que las autoridades determinan que esos menores no son víctimas de traficantes de personas, no pueden solicitar asilo o si los chicos desean volver a su país en vez de permanecer confinados en un albergue.

La intención de la ley era abordar las preocupaciones acerca de una estrategia comparada con una "puerta giratoria" en la frontera para los niños mexicanos, muchos de los cuales eran devueltos inmediatamente sin ningún tipo de investigación sobre sus circunstancias. Niños de América Central y otros países generalmente van a los refugios debido a que sus países no tienen frontera con Estados Unidos.

"Estos niños son los más vulnerables de los vulnerables. Ellos han viajado largas distancias para los propósitos del tráfico, muchos de ellos serán traficados en la ruta ...", dijo David Nachman, abogado de DLA Piper, una firma legal que ayudó con el informe.

"La puerta giratoria que tanto tiempo había existido en la frontera para estos niños vulnerables sigue girando hoy", dijo Nachman.

El servicio de Aduanas y Protección Fronteriza no respondió de inmediato a las solicitudes de comentarios.

La mayoría de los jóvenes en albergues instalados en Estados Unidos para los menores no acompañados proviene de América Central y otros lugares, aunque buena parte de los niños que cruzan la frontera sin un adulto son mexicanos, según el informe publicado por Appleseed y Appleseed México, una red de 16 grupos en Estados Unidos y México.

Unos 15.000 a 16.000 niños mexicanos fueron arrestados cruzando la frontera en cada uno de los últimos dos años, dijeron los grupos.

Parte del problema es que el Departamento de Seguridad Nacional asignó la tarea de entrevistar e investigar a los menores no acompañados a agentes de Aduanas y de la Patrulla Fronteriza, que carecen de experiencia sobre bienestar infantil y no están recibiendo el entrenamiento necesario, dijeron los abogados.

El informe también critica a las autoridades mexicanas por concentrarse en regresar rápidamente a los niños a las familias sin dedicar el tiempo suficiente para determinar si ello pone al niño en peligro de abuso, negligencia u otros problemas.

0
comentarios
Ver comentarios