Gadafi sigue la guerra sobre el terreno mientras ofrece negociar

Bengasi (Libia), 30 abr (EFE).- Las tropas del líder libio Muamar al Gadafi continuaron hoy un día más bombardeando y asediando las ciudades en varios puntos de Libia, pese a que el coronel anunció que está dispuesto a negociar con la OTAN y ofreció un nuevo alto el fuego.

En un discurso emitido en la madrugada de hoy por la televisión pública libia, Gadafi dijo que todavía está dispuesto a un alto el fuego e instó a negociar con la OTAN para poner fin a los bombardeos aéreos sobre Libia.

Gadafi ofreció asimismo a los insurgentes que están luchando contra sus tropas en Misrata cuatro días para rendirse, porque a su juicio, los libios no deberían pelearse entre sí: "no podemos luchar entre nosotros -dijo-. Somos una familia".

Sin embargo, el Consejo Nacional Transitorio (CNT), máximo órgano de dirección de los rebeldes libios, rechazó el alto el fuego, recordando una vez más que "el régimen de Gadafi ha perdido toda la credibilidad", según dijo hoy el vicepresidente del CNT, Abdelhafid Ghoga, en un comunicado difundido en Bengasi.

"(Gadafi) ha ofrecido repetidamente ceses del fuego sólo para continuar violando los derechos humanos fundamentales, las leyes humanitarias internacionales, y la seguridad de Libia y toda la región", afirmó Ghoga en referencia a las múltiples ocasiones en las que Trípoli ha declarado treguas, nunca respetadas hasta el momento.

Un representante del CNT en Bengasi, Yalal Al Galal, aseguró en declaraciones a EFE que Gadafi "sólo está haciendo un ejercicio de relaciones públicas, pero ya no le creemos y sólo es cuestión de tiempo para que todo el mundo se dé cuenta de que no hace sino fabricar mentiras y engañarnos a todos".

Con su discurso y su oferta "sólo quiere demostrar que sigue siendo humano", dijo Al Galal, "pero sigue violando los derechos humanos y atacando a su pueblo".

Sobre el terreno, las tropas del coronel prosiguieron bombardeando las localidades del oeste del país, incluida Misrata, asediadas desde el comienzo de la insurrección el pasado 17 de febrero, y abrieron un nuevo frente en el sureste del país, desde donde intentaron penetrar en el territorio bajo control rebelde, según Al Galal.

Las tropas de Gadafi avanzaron desde el desierto al sur del bastión rebelde de Bengasi hacia la localidad de Yalu, donde hoy se produjeron combates entre las fuerzas gubernamentales y el Ejército revolucionario, en los que murieron seis milicianos rebeldes, dijo a Efe Al Galal.

Asimismo, aseguró que su Ejército dio la orden de enviar refuerzos al sur para tratar de repeler el ataque gadafista y recuperar el control de Yalu, a 200 kilómetros de Ajdabiya, aunque aseguró que esta ciudad no corre peligro de ser reconquistada por las tropas gubernamentales.

Lo que no ha conseguido por el momento Gadafi es hacerse con el puerto de Misrata, de vital importancia para la supervivencia tanto de los combatientes como de la población civil, ya que es la única vía de acceso a la ciudad, bloqueada por tierra por los tanques del Ejército libio.

La televisión estatal libia había asegurado que el puerto había quedado inutilizado y que cualquier barco que se acercara al mismo sería atacado, pero el representante del CNT en Bengasi negó que eso fuese cierto.

Galal aseguró a EFE que el puerto de Misrata, la tercera ciudad libia, continúa operando y los barcos pueden llegar hasta él y atracar en sus muelles, aunque las tropas del régimen bombardearon de nuevo ésta zona y otras de Misrata, a las que atacan desde la distancia con misiles Grad y cohetes Katiusha de largo alcance.

El portavoz condenó la diseminación de minas en las aguas del puerto por parte de los buques gadafistas, como denunció el viernes la OTAN, y aseguró que el objetivo del régimen es impedir la entrega de ayuda humanitaria a la ciudad.

"Gadafi quiere presionar a la población civil para que esté de su parte y por ello intenta interrumpir la llegada de bienes básicos" a Misrata y otras localidades del oeste de Libia, aseguró Al Galal y añadió que el régimen no hace diferencia entre los suministros humanitarios y militares.

El portavoz indicó que la OTAN ya se está encargando de desminar el puerto de Misrata, como había anunciado un portavoz de la Alianza y confió en que los bombardeos aliados detengan el avance de las tropas gadafistas desde el sur, actuando "con rapidez".

Francisca León

0
comentarios
Ver comentarios