Es Iñiguez un "Cachas" de acero templado y talismán de Necaxa

Aguascalientes, 28 Feb. (Notimex).- A punto de cumplir diez años como profesional, el jalisciense Ismael Iñiguez ha adquirido el temple para vivir la pelea de Necaxa por evitar el descenso con frialdad y contundencia para dar a Rayos goles valiosos en el Torneo Clausura 2011 del futbol mexicano.

También está curtido por esas presiones extremas por evitar el descenso, tema que vivió con Pumas de la UNAM, pero con el cual fue bicampeón en el 2004 y obtuvo la tercera corona en el Clausura 2009.

El "Cachas" se ha convertido repentinamente en un talismán del técnico Sergio Bueno, porque anotó el primero en la remontada por 3-2 ante Toluca y el viernes pasado hizo el del 1-0 sobre Santos Laguna.

Luego de rechazar que sea el amuleto del equipo, afirmó que "todos estamos preparados para estas situaciones, entré tranquilo, de refresco, me parece que a veces así tienes las cosas más claras porque estás viendo lo que sucede, estaba analizando, se me presentó la oportunidad".

Recordó que "escuché que la gente festejó el gol, ya lo esperaban y se fueron contentos del estadio. Fue una jugada que comenzó con un rechace de Quattrocchi que le cayó a Gandín, él la retiene muy bien, yo le hago un movimiento hacia afuera y luego hacia adentro y le gano la posición a los centrales de Santos, me acomodo y pego a gol. Fue una bonita jugada".

Pero la lucha de los rojiblancos sigue por evitar el descenso. "Sabemos que todavía está en nuestras manos, el equipo es consciente de eso, estamos motivados y vamos por buen camino que es el de triunfos y me parece que hasta el final se decidirá quien desciende".

Respecto al encuentro ante Cruz Azul, el próximo sábado en la capital del país, comentó que "son pruebas difíciles, a lo mejor Cruz Azul no ha sido tan regular, pero es un gran equipo con jugadores de muchísima calidad. No será nada fácil".

NTX/JLS/MAG

0
comentarios
Ver comentarios