Heridos 10 soldados tailandeses en otro choque fronterizo con camboyanos

Bangkok, 30 abr (EFE).- Diez soldados tailandeses resultaron heridos hoy en el último enfrentamiento fronterizo entre Camboya y Tailandia, pese al acuerdo de alto el fuego alcanzado y la presión internacional para que negocien una solución permanente.

Las víctimas del noveno día consecutivo de hostilidades fueron internadas, dos de ellas de gravedad, en el hospital de Surin y el centro militar de Weerawat Yothin, de acuerdo a la edición digital del diario "Bangkok Post".

Según la fuente, sobre las 06.30 hora local (23.30 GMT del viernes) cesó el fuego que había estallado en la provincia tailandesa de Surin y la camboyana de Oddar Meanchey, donde se ubican los disputados templos de Ta Meun y Ta Kwai (Ta Moan y Ta Krabei en camboyano, respectivamente).

En Phnom Penh, el ministro camboyano de Asuntos Exteriores, Hor Namhong, confirmaba a los periodistas que "ha habido disparos anoche y esta mañana (...) está claro que no podemos confiar en ellos".

Esta vez las autoridades camboyanas, cuyo portavoz gubernamental, Phay Siphan, aseguraba el viernes que respetarían el alto el fuego pese a las provocaciones tailandesas, no han informado de bajas en sus filas.

El conflicto fronterizo lleva dos días con el mismo guión: por la mañana los comandantes militares regionales se reúnen, hablan y pactan un alto el fuego, pero cuando llega la noche reaparece el cruce de disparos.

Así ocurrió el jueves y volvió a repetirse al día siguiente en la franja fronteriza donde se disputan la posesión o territorios próximos a Ta Meun y Ta Kwai.

Otro centro histórico jemer foco de discordia y donde también ha habido combates esta semana es el conjunto de Preah Vihear, del siglo XI, situado a más de cien kilómetros al este de los anteriores.

Hasta la fecha, se calcula que 16 personas han muerto en ambos bandos desde que comenzaron las hostilidades, el 22 de abril, y de ellas todos son militares, menos un civil tailandés.

Las autoridades tailandeses reconocen ocho muertos, uno de ellos civil, y 95 heridos.

Cerca de 100.000 personas han sido desplazadas a ambos lados de la frontera a causa de la violencia, la gran mayoría agricultores que en esta época del año deberían estar plantando la próxima cosecha.

El departamento tailandés de prevención y respuesta de desastres tiene a 40.377 personas en 36 centros de evacuación de Surin y otras 7.815 personas en 9 centros de evacuados en Buri Ram.

En Camboya, la cifra ronda las 45.000 personas, de las que más de 30.000 están refugiadas en Samrong, a unos 30 kilómetros de Ta Meun (Ta Moan) y Ta Kwai (Ta Krabei).

La ONU, Estados Unidos y la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) ejercen una fuerte presión para que Camboya y Tailandia vuelvan a la mesa de negociaciones.

Los primeros ministros de Camboya, Hun Sen, y Tailandia, Abhisit Vejjajiva, tienen previsto participar en la reunión que la ASEAN celebrará el 7 y 8 de mayo en Yakarta, ocasión que ofrece una oportunidad para que se puedan sentar los cimientos de un acuerdo permanente.

De momento, Camboya que desea la mediación internacional ha recurrido al Tribunal Internacional de La Haya, institución que en 1962 falló que el templo hindú de Preah Vihear, del siglo XI, se encuentra sobre territorio camboyano.

Camboya y Tailandia comparten una peligrosa frontera, por la gran cantidad de minas antipersonales que contiene, que nunca ha estado claramente definida.

El conflicto armado actual arrancó en 2008, cuando la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) declaró Patrimonio de la Humanidad e incluyó en territorio camboyano Preah Vihear.

Tailandia ha dejado ya de reclamar Preah Vihear, pero aún quiere varios kilómetros cuadrados aledaños.

0
comentarios
Ver comentarios