Italia suspendió programa nuclear por temor a referendo

Roma 26 Abr (Notimex).- El primer ministro de Italia, Silvio Berlusconi, reconoció hoy que la suspensión del programa nuclear en su país se debió al temor de que los italianos se pronunciaran en contra en un referendo que debía efectuarse en junio próximo.

En rueda de prensa conjunta con el presidente francés Nicolas Sarkozy al término de una cumbre bilateral en Roma, el primer ministro italiano aseguró que la suspensión de ese programa es sólo temporal.

"Estamos absolutamente convencidos de que la energía nuclear es el futuro para el mundo", dijo.

Admitió que tras el incidente en la planta nuclear de Fukushima, Japón, los italianos temen el uso de la energía atómica, por lo que de realizarse la consulta, votarían en contra y eso significaría eliminar para siempre la posibilidad de recurrir a esa fuente energética.

"El caso japonés espantó a nuestros ciudadanos. Si hubiéramos celebrado hoy el referendo, no habríamos tenido energía nuclear por muchísimos años", anotó.

Por eso, "decidimos adoptar una moratoria, para aclarar la situación japonesa y regresar dentro de dos años ante una opinión pública consciente de la necesidad de la energía nuclear", agregó.

Berlusconi afirmó que permanecen válidos los contratos en materia nuclear entre las dos empresas energéticas: la italiana Enel y la francesa Edf.

Sarkozy dijo por su parte que su país respeta la decisión italiana, "si los italianos deciden regresar al uso de la energía nuclear Francia será un socio confiable y amistoso", declaró.

A inicios de abril, el gobierno de Berlusconi anunció la suspensión del programa que preveía retornar al uso de la energía nuclear y que contemplaba la construcción de nueve reactores en diversos puntos del país.

Pero los sondeos demostraron que la mayoría de los italianos se oponen a la instalación de las plantas nucleares, por lo que habrían votado en contra en un referendo que debía realizarse en junio próximo.

En la consulta, los italianos también estaban llamados a pronunciarse sobre la ley del legítimo impedimento, que da inmunidad a Berlusconi, y respecto a la privatización del agua.

Los analistas consideraron que el rechazo al programa nuclear habría llevado a que los italianos también rechazaran la ley del legítimo impedimento, por lo que el gobierno decidió dar marcha atrás.

En Italia el uso de la energía atómica fue abrogado en un referendo celebrado en 1987, a pocos meses del desastre de la planta de Chernobil, aunque Berlusconi se había marcado como objetivo retornar a esa fuente energética.

NTX/MOB/SRA/

0
comentarios
Ver comentarios