La ONU envía más comida a Somalia mientras sufren aún 1,25 millones de niños

Nairobi, 29 jul (EFE).- Un segundo avión del Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la ONU aterrizó hoy en Mogadiscio cargado con alimentos especiales para la malnutrición infantil, mientras 1,25 millones de niños -según UNICEF- necesitan ayuda urgente en Somalia.

El aparato hizo el puente aéreo de urgencia abierto el pasado miércoles entre Nairobi y la capital de Somalia, donde dos regiones del sur están oficialmente en estado de hambruna, precisó a Efe la portavoz del PMA en Kenia, Stephanie Savariaud.

Hasta la fecha, 28 toneladas de suplementos alimenticios para niños desnutridos han llegado a Mogadiscio en los dos vuelos efectuados desde la apertura del puente aéreo, si bien el PMA aspira a enviar un total de 100 toneladas para dar de comer a "35.000 niños", puntualizó esta agencia de la ONU en un comunicado.

Además, el PMA está "suministrando comida caliente a 85.000 personas diariamente a través de veinte centros de alimentación" en Mogadiscio.

"Nuestros centros de alimentación siguen operando pese a la difícil situación de la seguridad", indicó el PMA, después de que este jueves fuentes de esa agencia en la capital somalí admitieran que unos problemas de seguridad no especificados habían impedido el reparto de la comida destinada a los niños malnutridos.

Esa demora coincidió con los enfrentamientos entre tropas gubernamentales y fuerzas insurgentes del grupo radical islámico Al Shabab en Mogadiscio, adonde no dejan de llegar familias que huyen de las regiones azotadas por la hambruna.

El PMA también informó de que el primer avión con alimentos llegó hoy a Gedo, región somalí fronteriza con Kenia e Etiopía, con cinco toneladas de galletas energéticas destinadas a proporcionar sustento a 5.000 personas durante cinco días.

La agencia de la ONU asegura, asimismo, que sigue abasteciendo de comida a "alrededor de 1,5 millones de personas en Somalia Central, Somalilandia y Puntlandia", así como a 300.000 en Mogadiscio.

Por su parte, el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) informó hoy de que 1,25 millones de niños necesitan ayuda urgente en el sur de Somalia y 640.000 sufren malnutrición grave.

"Los niños del sur de Somalia necesitan desesperadamente nuestra ayuda. Muchos de ellos ya han muerto y muchos otros están en grave peligro si no actuamos ahora", aseguró Rozanne Chorlton, representante de UNICEF en Somalia, en una nota emitida en Nairobi.

"Las familias no deberían tener que abandonar sus casas, las madres y niños no deberían tener que hacer peligrosos viajes durante días para buscar comida y agua, y luego enfrentarse a una vida incierta en los campamentos. Toda nuestra energía debería estar centrada en salvar vidas", subrayó Chorlton.

UNICEF remarcó que, en este mes de julio, ha facilitado suplementos alimenticios a 65.000 niños en las áreas afectadas por la sequía en el sur de Somalia: "Aunque tenemos muchos retos -remarcó la representante-, estamos llegando a los niños".

Se espera que la próxima semana atraque en Mogadiscio un buque con 410 toneladas de pasta de maíz y soja para 20.000 familias, así como con leche terapéutica y alimentos para unos 7.300 niños severamente desnutridos, de acuerdo con la nota de Unicef.

Entretanto, el Gobierno de Kenia planea organizar una conferencia internacional para abordar la crisis del hambre y la sequía que sacude el Cuerno de África, aunque aún no se ha fijado fecha alguna, informó hoy el diario keniano "Daily Nation".

Según un comunicado de la Presidencia keniana divulgado por el periódico, el más importante del país, "las fechas de la reunión se acordarán con los socios regionales e internacionales".

El pasado día 20, la ONU declaró el estado de hambruna en las regiones meridionales somalíes de Bakool y Baja Shabelle, aunque no prevé que se extienda más allá en la región, pese a la situación de grave crisis alimentaria en el sur de Etiopía y el norte de Kenia.

La sequía que castiga al Cuerno de África es la peor en la zona de los últimos 60 años, según la ONU, y sus devastadores efectos han colocado en situación crítica a unos 11 millones de personas.

Pedro Alonso

0
comentarios
Ver comentarios