La ONU alerta que la situación en el norte de Kosovo es "tensa e impredecible"

Naciones Unidas, 30 ago (EFE).- La ONU alertó hoy de que, pese a que la crisis desatada en el norte de Kosovo hace unas semanas entre la minoría serbia y las fuerzas de seguridad kosovares ha mejorado en algunos sentidos, la situación permanece "tensa e impredecible".

Así lo explicó hoy el jefe de la misión interina de la ONU en Kosovo (Unmik), Farid Zarif, ante los miembros del Consejo de Seguridad del organismo, que analizó la reciente tensión en el norte de la antigua provincia serbia, que se saldó en julio con la muerte de un policía kosovar.

"Los acontecimientos ocurridos el mes pasado en el norte de Kosovo fueron los más graves desde 2008, cuando murió un policía internacional y varias personas resultaron heridas", aseguró Zarif, quien detalló que "pese a que la situación ha mejorado en algunos sentidos, es todavía tensa e impredecible".

La violencia en el norte de Kosovo estalló cuando fuerzas especiales de la policía kosovar trataron de ocupar el 25 de julio dos pasos fronterizos entre Kosovo y Serbia, Jarinje y Brnjak, para imponer el control aduanero de Pristina en respuesta al veto serbio a la importación de productos kosovares.

Un policía kosovar perdió la vida en los tiroteos y los dos pasos fronterizos fueron incendiados por exaltados serbios antes de que las fuerzas de la OTAN en Kosovo (Kfor) pusieran bajo control la situación.

El representante especial de la ONU en Kosovo destacó que "los problemas que llevaron a esa situación siguen sin resolverse y constituyen una seria amenaza a la paz y la estabilidad" de la antigua provincia serbia, por lo que pidió a Pristina y Belgrado que trabajen por limar diferencia "mediante el diálogo".

Zarif pidió así con urgencia a todas las partes que eviten "cualquier acción unilateral que podría hacer escalar la tensión que se vive todavía".

El jefe de la Unmik señaló que, pese a que los incidentes no se han reproducido en otros puntos de Kosovo, la misión ha detectado "intimidaciones" contra los serbios kosovares en comunidades al sur del río Ibar, por lo que indicó que los acontecimientos en la frontera son "una llamada de alerta".

Las negociaciones entre Belgrado y Pristina se reanudarán el 2 de septiembre en Bruselas, por primera vez desde julio, y la ONU espera que en esos encuentros "las partes resuelvan sus largos desencuentros y acuerden un camino común por el que avanzar", según indicó Zarif.

En ese sentido se expresaron la mayoría de los miembros del Consejo de Seguridad, quienes también animaron a las partes a seguir con las negociaciones.

Por su parte, el representante ruso, Vitaly Churkin, lamentó que el máximo órgano internacional de seguridad no condenara en una declaración el movimiento de fuerzas de seguridad albano-kosovares hacia el norte de la región.

Churkin consideró que esos movimientos de policías a la zona donde viven los serbios-kosovares supone una violación de las previas resoluciones del Consejo de Seguridad, pero no logró el apoyo de la mayoría de los miembros.

El ministro de Exteriores de Serbia, Vuk Jeremic, también presente en la reunión, lamentó la falta de apoyo a la propuesta rusa y condenó el "fracaso" de la comunidad internacional a la hora de "frenar el unilateralismo de Pristina", que ejemplificó en el envío de fuerzas albano-kosovares a la zona serbia de Kosovo.

Además, Jeremic volvió a reiterar el rechazo de su Gobierno a reconocer "la secesión unilateral" de Kosovo, al tiempo que lamentó que "los delitos contra las comunidades no albanesas casi se hayan doblado en los últimos tres meses" en la región.

"Nadie puede alterar el curso de la historia. La República de Kosovo existirá como Estado independiente para siempre", aseveró por su parte el ministro de Exteriores kosovar, Enver Hoxhaj, quien también participó en el encuentro e indicó que Kosovo ya ha sido reconocido como ente independiente por 81 Gobiernos, tras seis nuevos respaldos.

0
comentarios
Ver comentarios