Hallan muerto a sacerdote acusado de abuso sexual en Chile

El cura fue hallado colgado de una cuerda en la parte trasera de una iglesia, en el distrito de La Cisterna, en Santiago de Chile.

Santiago de Chile, 30 de Julio (EFE).- Un sacerdote chileno, al que un joven de 19 años había acusado por presuntos abusos sexuales en su contra, fue hallado hoy muerto en una iglesia del distrito de La Cisterna, en Santiago de Chile, informaron fuentes eclesiásticas y policiales.

 

Según recoge la prensa local, en la madrugada de este sábado, el cuidador de la Iglesia Santa Clara encontró al párroco, Rodrigo Allendes Muñoz, de 45 años, colgado de una cuerda en la parte trasera del edificio.

 

El portavoz de la Conferencia Episcopal de Chile, Jaime Coiro, informó que los padres de la presunta víctima, un joven de 19 años, presentaron ayer una denuncia por presunto abuso sexual ante el vicario de la Zona Sur, Miguel Hoban.

 

"El vicario le hizo presente a los padres de esa persona, que no es un menor de edad, que lo comunicaran al Arzobispado de Santiago, y entiendo que los padres iban a formular esa denuncia este lunes", añadió la fuente.

 

Coiro no pudo precisar cuándo se habrían cometido los hechos denunciados.

 

El pasado 12 de mayo, otro sacerdote chileno, Luis Eugenio Silva fue hospitalizado tras haber intentado quitarse la vida.

 

Algunos medios señalaron entonces que se estaba preparando una investigación periodística por presuntos abusos cometidos por el párroco.

 

Sin embargo, el obispo auxiliar de Santiago, Cristián Contreras, negó que se hubiera recibido alguna acusación al respecto y explicó que el sacerdote estaba profundamente afectado porque sufre cáncer de piel.

 

En tanto, tres de los cuatro hombres que denunciaron a otro sacerdote, Fernando Karadima, condenado por el Vaticano por cometer abusos sexuales, presentaron hoy un decálogo de acciones para evitar que estas situaciones se repitan.

 

El caso Karadima, que se conoció en abril de 2010, causó gran revuelo en la Iglesia católica, que este año actualizó un protocolo, elaborado en 2003, con varias medidas para agilizar la investigación de denuncias de abusos sexuales que involucren a religiosos.

 

El presidente de la Conferencia Episcopal de Chile, Ricardo Ezzati, ha pedido en varias ocasiones perdón por esos casos.

0
comentarios
Ver comentarios