Ropajes con el sudor de Juan Pablo II serán venerados en Nicaragua

Managua, 26 abr (EFE).- Ornamentos religiosos y ropajes con el sudor del papa Juan Pablo II se venerarán en la catedral de Granada, en el sureste de Nicaragua, dentro de las actividades que se celebrarán en este país con motivo de la beatificación del santo padre, informaron hoy fuentes eclesiásticas.

El obispo de la diócesis de Granada, monseñor Jorge Solórzano, en una entrevista con Efe, afirmó que esas vestimentas que usaba Karol Wojtyla, nombre de pila de Juan Pablo II, se las regaló sor Fátima, abadesa del convento de las Hermanas Clarisas, del municipio de Ciudad Darío, en el norte del país.

El prelado indicó que los ornamentos y ropajes que usó Juan Pablo II en su misión evangelizadora por el mundo entero y que tienen su sudor se los obsequió sor Fátima y él se los regaló a su vez a la diócesis de Granada, donde serán veneradas el próximo fin de semana "para que nos den fortaleza y ánimo".

El obispo explicó que sor Fátima vivió cinco años cuidando los ornamentos y ropajes de Juan Pablo II en el Vaticano y por esa razón tiene en su propiedad "mucha ropa" con el sudor del Santo Padre.

Los nicaragüenses acompañarán la beatificación de Juan Pablo II con una vigilia el próximo sábado y una misa de acción de gracias el domingo en la Plaza de la Independencia de Granada, 45 kilómetros al sureste de Managua.

El papa Juan Pablo II (1920-2005) será proclamado beato el próximo domingo en una solemne ceremonia que su sucesor, Benedicto XVI, oficiará seis años y un mes después de su muerte.

"Esta celebración en la diócesis de Granada, primero la hacemos por el gran amor que Juan Pablo II nos tuvo y por ese amor que los nicaragüenses también le tenemos al papa", dijo monseñor Solórzano.

"Con estas actividades estamos como pagando ese amor que Juan Pablo II tuvo para los nicaragüenses y que nos ha ayudado en momentos difíciles", añadió.

Manifestó que tanto el obispo como los sacerdotes de la diócesis de Granada, que también comprende a las provincias de Rivas y Boaco, "hemos sentido que el pueblo nicaragüense está pasando por momentos difíciles".

"A veces podemos sentir que hay desesperanza del pueblo, que muchas veces no sabe qué hacer por la vida tan cara, por los problemas políticos, económicos y sociales", sostuvo el prelado.

Solórzano manifestó que en estas circunstancias "nosotros tenemos que darle esperanza y fuerza al pueblo y precisamente eso fue lo que hizo el papa" insistió, tras recordar que el santo padre visitó dos veces Nicaragua, en 1983 y en 1996.

0
comentarios
Ver comentarios