SÍGUENOS EN

Nacional

El técnico Ricardo Gomes mejora, abre los ojos, y mueve las piernas y los brazos

Río de Janeiro, 31 ago (EFE).- El técnico del club Vasco da Gama brasileño, Ricardo Gomes, que el domingo sufrió un accidente cerebrovascular hemorrágico en un partido de la Liga, mostró hoy mejoras al salir del estado de coma inducido en que estaba, y ya abre los ojos y mueve las piernas y los brazos, según sus médicos.

El exjugador de la selección brasileña y extécnico de clubes franceses como el París Saint Germain estaba sedado desde la noche del domingo, cuando fue sometido a una cirugía en la que se le drenó parte de la sangre acumulada en el cerebro, y finalmente se despertó este miércoles.

El entrenador abrió los ojos y movió los brazos y las piernas, aunque con algunas dificultades los del lado derecho, informaron en una rueda de prensa los médicos que lo atienden el Hospital Pasteur de Río de Janeiro.

Gomes, cuyo estado de salud era considerado como muy grave y corría riesgo de muerte, mejoró significativamente, ya respira sin la ayuda de equipos médicos y viene respondiendo satisfactoriamente al tratamiento, afirmaron los galenos.

El martes ya había sido sometido a una angiotomografía de cerebro que descartó la posibilidad de aneurisma y de cualquier otra irregularidad grave.

Pese a que movió con dificultades los miembros del lado derecho, el mismo lado afectado en el cerebro, los médicos aún no descartan la posibilidad de que el accidente cerebrovascular haya dejado secuelas.

El ex técnico de los clubes franceses París Saint Germain, Bordeaux y Mónaco, y exzaguero del Benfica portugués sufrió el accidente cerebrovascular cuando comandaba al Vasco da Gama en el clásico con el Flamengo por el Campeonato Brasileño del pasado domingo.

El entrenador, de 46 años, tuvo que ser retirado del estadio olímpico Joao Havelange en una ambulancia y fue conducido al Hospital Pasteur, a pocas cuadras y en donde se le sometió a la cirugía de urgencia.

El ex técnico de la selección olímpica brasileña fue ingresado en febrero del año pasado a un hospital de Sao Paulo tras sufrir "una pequeña alteración vascular cerebral" y permaneció dos días internado.

En la época el exmundialista brasileño entrenaba al Sao Paulo que disputaba la Copa Libertadores de ese año.