El representante de la ONU para Somalia apoya la incursión militar de Kenia

Nairobi, 31 oct (EFE).- El representante especial de la ONU para Somalia, Augustine P. Mahiga, manifestó hoy su apoyo a la incursión militar de Kenia en territorio somalí para combatir a la milicia radical islámica Al Shabab, que obstaculiza la llegada de ayuda humanitaria a zonas bajo su control azotadas por la hambruna.

"Somalia y Kenia han emitido declaraciones afirmando que tienen un enemigo común. Y ese enemigo común es Al Shabab, que ha sido un gran obstáculo a la ayuda humanitaria", dijo Mahiga en una rueda de prensa celebrada en Nairobi.

"La decisión de Kenia de entrar en Somalia -insistió- es un acuerdo bilateral entre el Gobierno keniano y el Gobierno Federal de Transición de Somalia (GFTS). De momento y mientras sigue la incursión, entendemos que es un acuerdo entre ambos países y que afrontan un enemigo común".

El diplomático tanzano espera que la ofensiva militar contribuya a lograr "un mayor espacio humanitario que Al Shabab ha negado al pueblo de Somalia", de manera que haya "mayor seguridad y más acceso a la víctimas del hambruna y la sequía, especialmente en el sur y centro de Somalia", área controladas por esa milicia.

Mahiga remarcó que "la hambruna aún no ha terminado" y que Al Shabab, grupo vinculado a la red terrorista internacional Al Qaeda, sigue siendo "una gran traba para la ayuda humanitaria".

Preguntado si las tropas de la Misión de la Unión Africana en Somalia (AMISOM), que concentra unos 9.000 soldados en Mogadiscio, podría respaldar la ofensiva keniana, el representante de la ONU recordó que esa fuerza responde al "mandato de la ONU y es una alianza entre la UA y Naciones Unidas".

"Las operaciones relacionadas con AMISOM dependen de la autorización del Consejo de Seguridad" de la ONU, indicó el diplomático.

"No hay relación -aseveró- entre lo que Kenia y Somalia están haciendo en el sur del país y lo que AMISOM está haciendo en Mogadiscio. Y en estos momentos, no se está haciendo ningún esfuerzo para que ambos mandatos converjan".

La misión de la UA sigue centrada en Mogadiscio, donde "un 98 por ciento" de la capital está "bajo el control de las fuerzas del GFTS y de AMISOM", tras la retirada de los combatientes de Al Shabab el pasado agosto, puntualizó Mahiga.

El Ejército keniano se desplegó en suelo somalí el pasado día 15, en respuesta al secuestro de dos cooperantes españolas en el campo de refugiados de Dadaab (noreste de Kenia), próximo a la frontera con Somalia.

El Gobierno de Nairobi atribuyó ese suceso y otros secuestros ocurridos en suelo keniano en algo más de un mes a Al Shabab, pese a que este grupo fundamentalista lo ha negado con insistencia.

Al Shabab combate al internacionalmente respaldado GFTS y a las tropas AMISOM con el fin de instaurar un Estado musulmán de corte wahabí en el país.

Somalia vive en un estado de guerra civil y caos desde 1991, cuando fue derrocado el dictador Mohamed Siad Barré, lo que dejó al país sin gobierno efectivo y en manos de milicias islamistas, señores de la guerra tribales y bandas de delincuentes armados.

0
comentarios
Ver comentarios