La plantilla un día después sí cree en la remontada

Madrid, 28 abr (EFE).- La polémica expulsión del jugador del Real Madrid Pepe durante el transcurso del partido de Liga de Campeones entre el Madrid y el Barcelona dejó la resaca dejada por el colegiado alemán Wolfgan Stark y un día después la plantilla madridista sí cree en la remontada.

Sergio Ramos, en el día de descanso que dio José Mourinho a su plantilla, fue el portavoz de la plantilla y mandó un mensaje de ánimo a los madridistas en su twitter.

"Ahora es cuando realmente tenemos que estar mas unidos, todavía quedan 90 minutos mas y en el fútbol todo es posible...", aseguró antes de dejar su opinión sobre el árbitro que dirigió el encuentro de ida.

"Respecto al arbitro, sin comentarios. Simplemente, lamentable...Un saludo...", sentenció el defensa blanco, que no podrá jugar el choque de vuelta por acumulación de tarjetas amarillas.

Casi todos los jugadores del Real Madrid que hablaron después del encuentro coincidieron en decir que las decisiones del árbitro de la contienda decidieron el primer encuentro de la eliminatoria. Con empate a cero en el marcador, Stark expulsó en el minuto 60 a Pepe por una entrada sobre el brasileño Dani Alves. A juicio del vestuario blanco, una cartulina amarilla habría sido suficiente.

Televisiones, radios y prensa escrita recogieron las declaraciones unánimes de los blancos. Stark no se libró de las críticas. Algunas más comedidas que otras, pero todas iban en una dirección, lamentar la decisión del alemán. Mucho más suaves que José Mourinho, que incendió la sala de prensa después del duelo, los futbolistas merengues cargaron contra el colegiado.

Las palabras más llamativas las hizo Cristiano Ronaldo. Fueron las que más se aproximaron a las de su entrenador, que insinuó una "mano negra" que favorecía en Europa a los intereses barcelonistas.

"No lo entiendo. Es muy difícil jugar así. Teníamos una estrategia. Era un partido de 0-0 y en los últimos 20 minutos Kaká estaba calentando para entrar al campo para que fuéramos más arriba. No estábamos jugando bien pero el resultado era de 0-0. Los últimos cuatro años esto es lo que ha pasado. El Barcelona tiene poder, mucho poder. Todos los años sucede la misma cosa. Contra el Chelsea, Inter, y ahora contra el Madrid. No sé cómo se arregla esto", dijo

"Soy un jugador profesional y me gusta disfrutar y jugar. Pero estas situaciones te quitan las ganas. Estamos tristes porque todos los años es igual. Mourinho tiene razón. Los árbitros saben de fútbol. Ojalá yo tuviera la oportunidad de jugar contra 10. Jugar contra 11 y jugar contra 10 es muy distinto, y sobre todo contra el Barcelona, aseguró después de reconocer que no le gusta jugar en un planteamiento tan defensivo como el que ofreció Mourinho.

Otro peso pesado del equipo, Xabi Alonso, poco acostumbrado a hacer declaraciones criticando a los árbitros, alzó la voz para comentar la injusta expulsión de Pepe: "Ha sido una decisión determinante. El partido estaba yendo tal y como queríamos, sin encajar goles para buscar nuestra oportunidad. La expulsión ha cambiado el partido y nos sentimos frustrados porque era injusta y se ha visto muy claro en el campo que no era", señaló.

Jorge Valdano, director deportivo y adjunto a la presidencia del Real Madrid, también dio su opinión sobre la roja a Pepe.

"La expulsión ha sido rigurosa y determinante. Ha sido entrada dura, no malintencionada, donde el jugador mide mal. Yo estaba dudando si el árbitro sacaba amarilla y me sorprendió la roja. Cambió el signo del partido. La decisión arbitral es lo único que ha pesado más que Messi en el partido de hoy", aseveró.

0
comentarios
Ver comentarios