La OTAN situó al régimen libio "a la defensiva", dice ministro británico

Washington, 26 abr (EFE).- Las fuerzas de la OTAN en Libia hicieron avances en la ciudad de Misrata en los últimos días y lograron situar al régimen de Muamar el Gadafi "a la defensiva", dijo hoy en Washington el ministro británico de Defensa, Liam Fox.

En una comparecencia conjunta en el Pentágono, Fox y el secretario de Defensa estadounidense, Robert Gates, descartaron además una posible intervención en Siria al estilo de la desplegada en Libia.

"Hemos visto algunos progresos sobre el terreno en Misrata, y parece claro que el régimen está a la defensiva. Cuanto antes reconozca el coronel Gadafi que se ha acabado el juego, sea hoy o muy pronto, mejor", indicó Fox, que calificó al líder libio de "lastre para su pueblo".

El ministro británico agradeció a Washington que haya puesto a disposición de la OTAN los aviones no tripulados Predator cargados de misiles, que considera que serán decisivos a la hora de acertar en objetivos terrestres.

Por su parte, Gates celebró la implicación del Reino Unido en la "respuesta internacional sin precedentes" a la crisis libia, aunque rechazó que esa misma receta pueda aplicarse para frenar la sangrienta situación en Siria.

"Nuestra respuesta en cada país tendrá que hacerse a medida de ese país y de sus circunstancias peculiares", señaló Gates.

"No podemos ocuparnos de todas las crisis constantemente y debemos reconocer que hay limitaciones prácticas respecto a lo que pueden hacer nuestros países", coincidió Fox.

El secretario de Defensa estadounidense defendió el bombardeo del lunes contra un edificio del complejo donde reside Gadafi, al que calificó de "objetivo legítimo" por su carácter de centro de control de los militares libios.

La OTAN aseguró hoy que el líder libio no era el objetivo del ataque aliado y que el fin era destruir el centro desde el que se organizaban ataques contra la población civil.

La reunión de Gates y Fox se prolongó durante tres horas y contó con la presencia del general del Ejército británico David Jackson y del jefe del Estado Mayor Conjunto de EE.UU., el almirante Mike Mullen.

Además de hablar sobre la estrategia militar en Libia, los funcionarios también intercambiaron impresiones sobre la situación en Afganistán, que Fox consideró "el gran escenario" de las operaciones conjuntas de Estados Unidos y el Reino Unido.

La conversación sobre ese país, donde Washington tiene desplegados unos 100.000 soldados y Londres alrededor de 9.000, se centró en "el proceso de transición", según el ministro británico.

"A medida que vamos tomando control del espacio militar en Afganistán, la situación en el espacio político toma cada vez más importancia", consideró Fox.

0
comentarios
Ver comentarios