AI pide el fin de la "brutal reacción" del Gobierno sirio contra los manifestantes

Londres, 26 abr (EFE).- La "brutal reacción" del Gobierno sirio contra las demandas de cambio del pueblo debe cesar, según Amnistía Internacional, que denuncia en un comunicado el bombardeo por el Ejercito de áreas residenciales en la ciudad de Deraa, en el sur del país.

"Al recurrir a la artillería contra su propio pueblo, el Gobierno sirio ha mostrado su determinación de aplastar las protestas pacíficas cueste lo que cueste en vidas de los propios sirios", según Malcolm Smart, director de AI para Oriente Medio y Norte de África.

"El presidente Bachar al Asad debe poner fin a esto ahora mismo. Tiene que retirar sus fuerzas de Deraa y asegurarse de que se restablecen los servicios básicos en esa ciudad. Debe permitir la llegada de la ayuda humanitaria a las víctimas de esos ataques totalmente inaceptables", agrega Smart.

En su comunicado, AI denuncia el corte de los servicios de agua y electricidad en esa ciudad, que ha estado en el centro de las protestas que han sacudido al país desde mediados de marzo y donde las fuerzas de seguridad mataron a los primeros manifestantes.

La ONG dice haber recibido los nombres de veintitrés personas supuestamente muertas en el ataque llevado a cabo el lunes por las fuerzas sirias contra Deraa aunque se teme que el número total de fallecidos sea mucho más elevado.

AI señala que tiene noticias de que francotiradores disparan contra las personas que tratan de ayudar a los heridos.

En las inmediaciones de la mezquita de Al Omari se ven cadáveres ya que se impide a la gente recogerlos, denuncia la ONG.

Según AI, el Ejército está utilizando las mismas tácticas brutales en el barrio de Al Muadamiya, en Damasco, y también hay noticias de otras muertes de manifestantes en Duma.

AI calcula que desde que comenzaron las protestas contra el régimen sirio hace cinco semanas han muerto como mínimo 393 personas.

"El Gobierno parece estar cada vez más asustado por su pueblo y sus demandas de reformas políticas y de otro tipo", señala el director para Oriente Medio de AI.

"Las concesiones ofrecidas por el presidente Asad resultaron insuficientes y llegaron además demasiado tarde, y ahora el Gobierno parece decidido a recordarle al pueblo su verdadera naturaleza represiva con la esperanza de que acabe sometiéndose", agrega Smart.

Sin embargo, advierte, "estas nuevas manifestaciones de brutalidad seguramente sirvan sólo para redoblar la determinación de los manifestantes a levantarse y exigir sus derechos".

0
comentarios
Ver comentarios