Vaticinan un futuro prometedor para América Latina si supera los desafíos actuales

Río de Janeiro, 28 abr (EFE).- América Latina, que dejó atrás la llamada "década perdida" del siglo XX, tiene un futuro prometedor si logra resolver problemas como la inflación, la delincuencia, las desigualdades y la alta apreciación de las monedas locales, coincidieron hoy los participantes en el Foro Económico Mundial.

Los asistentes a la sexta edición del Foro para América Latina, que comenzó hoy en Río de Janeiro y concluirá mañana, manifestaron optimismo en cuanto a las posibilidades que se abren para la región en los próximos diez años pero también fueron cautelosos al abordar los retos que hay por delante.

"Todos hablamos del buen momento por el que pasa América Latina y de las oportunidades que tenemos, pero aprovecharlas depende en gran medida de que superemos los desafíos: ¿Cómo podemos aprovechar esta década privilegiada para alcanzar un desarrollo sostenido?", se preguntó el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza.

El funcionario recordó que la región vivió una época de oro y que a comienzos del siglo XX países como Argentina figuraban entre los más desarrollados del mundo, pero que "no quedó nada y en algunas cosas volvimos al punto cero".

Autoridades y empresarios coincidieron en los debates en que, tras un crecimiento promedio de casi el 6 por ciento el año pasado, a pesar de la crisis internacional, América Latina tiene hoy las condiciones necesarias para iniciar un nuevo ciclo de expansión económica y un período de prosperidad.

Entre esas condiciones destacaron la estabilidad democrática y macroeconómica, y una elevada oferta de minerales y alimentos, las materias primas más demandadas por el mundo actualmente.

Citaron igualmente la reducción de la pobreza, el aumento de la renta y el surgimiento de una amplia clase media y joven que se ha convertido en un mercado muy atrayente.

"América Latina se ha convertido en un caso de éxito muy convincente. Conseguimos superar la crisis muy bien, vivimos momentos de democracia, demostramos capacidad de reducir la desigualdad, estamos en una época de paz y sin conflictos", dijo el canciller brasileño, Antonio Patriota, en una de las plenarias.

Por su parte, el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Luis Alberto Moreno, dijo a Efe que "hay una gran oportunidad" para que convirtamos esta década "en la de América Latina".

Pese a los buenos augurios, todos los participantes en los debates alertaron sobre los desafíos.

Según Insulza, para no desaprovechar la coyuntura favorable, la región tiene que terminar tareas pendientes, como proseguir en la reducción de la pobreza y de las desigualdades, y afrontar nuevos desafíos, como el aumento del crimen organizado.

Moreno advirtió que también es necesario superar las actuales presiones inflacionarias, que atribuyó a la propia demanda mundial de materias primas de la región, y la creciente apreciación de las monedas locales, que dijo son consecuencia del elevado ingreso de inversiones por la propia prosperidad del subcontinente.

Agregó que otros asuntos que deben tratarse con urgencia son la universalización de la educación y la capacitación de mano de obra.

"La economía del siglo XXI será una economía basada en los servicios y por eso no sólo tenemos que invertir más en educación sino también en ciencia y tecnología", afirmó.

Otro desafío apuntado fue la necesidad de ampliar la representación de la región en la llamada gobernabilidad mundial.

El canciller brasileño afirmó que hubo avances con la inclusión de Argentina, Brasil y México en el G-20 y con las reformas que le dieron más poder de voto a la región en el Fondo Monetario Internacional (FMI), pero advirtió que otros órganos, como el Consejo de Seguridad de la ONU, siguen desfasados.

"América Latina es actualmente un mercado emergente muy importante y eso debería haberse reflejado más en las organizaciones internacionales, por ejemplo en el Consejo de Seguridad de la ONU", dijo el titular de la Secretaría General Iberoamericana, Enrique Iglesias.

Al respecto, Insulza aseguró que la presencia de un país latinoamericano en el Consejo de Seguridad como miembro permanente "fortalecería a la región" y abogó para que ese lugar lo ocupe Brasil, por ser el más grande de América Latina.

"No digo que Brasil nos representaría a todos, pero sí que Latinoamérica estaría representada", dijo.

0
comentarios
Ver comentarios