Centenares de fiestas callejeras programadas para el día de la boda real

Londres, 27 abr (EFE).- Hasta medio millón de británicos se olvidarán por un día de la crisis económica y celebrarán con fiestas callejeras a lo largo y ancho del país la boda de este viernes entre el príncipe Guillermo y Kate Middleton.

Esos son al menos los cálculos de Street Alive, una organización dedicada a las relaciones vecinales, que cifra en 5.100 el total de fiestas callejeras programadas, en cada una de las cuales participarán entre 80 y un centenar de vecinos.

Millones más de británicos celebrarán la que aquí llaman la boda del siglo con fiestas privadas.

Según un sondeo de la organización Money Supermarket, citado hoy por el diario The Times, casi 16 millones de personas, es decir un 34 por ciento de la población del Reino Unido, festejará de un modo u otro.

Un 67 por ciento seguirá los actos en casa por televisión mientras que un 12 por ciento lo hará en reuniones de grupos de amigos.

Los supermercados han aumentado las ventas de productos destinados a esos festejos, y los padres de la novia, el matrimonio Middleton, convertidos en millonarios con un negocio especializado en artículos para guateques y fiestas, van a hacer seguramente también su agosto.

El interés por la boda real varía según el sexo de los británicos, y así menos de un tercio de los varones se dice interesado por las celebración en la abadía de Westminster frente a algo menos de dos tercios de las mujeres.

El interés es también regional y así mientras que en los condados del centro del país los organizadores de fiestas callejeras han solicitado numerosos permisos a las autoridades, en Escocia domina la apatía.

Hay quien explica el desinterés de muchos por las dificultades económicas, especialmente en las zonas de alto nivel de desempleo.

Cuando en 1981 se celebró la boda del príncipe Carlos y Diana de Gales, padres del príncipe Guillermo, en la ciudad de Leeds por ejemplo se organizaron más de cien fiestas mientras que esta vez sólo se han solicitado 21 permisos.

Con todo, el comercio espera un fuerte impulso de la boda a las ventas minoristas, y algunos calculan que el beneficio añadido puede equivaler a entre 500 y 700 millones de euros.

La asociación británica de "pubs" confía en que la larga serie de días festivos - el próximo lunes es lo que aquí llaman Bank Holiday- genere ingresos adicionales del orden de 690 millones de euros para el sector.

La asociación de transportistas ferroviarios, que agrupa a las compañías privadas que gestionan esos servicios, esperan la llegada a Londres, el día de la boda, de hasta 400.000 viajeros, un 15 por ciento más que la media de un día festivo.

0
comentarios
Ver comentarios