Jubilados aumentan protestas para presionar a Morales por mejores pensiones

La Paz, 28 abr (EFE).- Los jubilados bolivianos que exigen al presidente Evo Morales un aumento del 10 % en sus pensiones, el doble de lo que ofrece el gobernante, bloquearon hoy avenidas de La Paz para respaldar a los que marchan por el altiplano con el mismo propósito.

Los manifestantes, algunos muy ancianos y apoyados en bastones, cortaron varias calles de la sede del gobierno boliviano creando un caos en el transporte, mientras otros realizaron ruidosas marchas contra el Ejecutivo y amenazan con bloqueos generalizados en esta ciudad, informaron los medios.

El máximo dirigente de la Confederación de Jubilados de Bolivia, Mamerto Goyochea, que encabeza una marcha en el altiplano que se dirige a La Paz, dijo hoy a Efe por teléfono que desde el miércoles marcharon 18 kilómetros en medio de bajas temperaturas, lo cual afectó la salud de muchos que no pudieron continuar la protesta.

La marcha comenzó el miércoles con alrededor de dos mil personas pero algunos centenares abandonaron la caminata en la ruta para sumarse a las protestas en las ciudades.

Goyochea dijo que los jubilados se encuentran en la localidad de Konani, a 160 kilómetros de La Paz, donde harán una pausa hasta mañana a la espera de una misión de negociación que prevé enviar el Gobierno hasta el lugar para iniciar el diálogo.

La confederación de jubilados, que asocia a 122.000 personas, exige el aumento del 10 % en sus pensiones porque considera que el 5 % ofrecido por el Gobierno es "discriminatorio" e "insensible".

El presidente Morales, presionado por protestas y huelgas, aprobó a principios de este mes un alza salarial del 11 % para maestros y trabajadores de salud y de un 10 % para policías y militares.

La inflación general de los últimos doce meses llegó al 11 %, mientras que para los alimentos subió hasta al 18 %.

Los precios en Bolivia se dispararon en diciembre pasado con el llamado "gasolinazo", el aumento de hasta un 82 % del precio de los combustibles que Morales decretó, pero luego tuvo que derogar ante fuertes protestas sociales.

El ministro de Trabajo, Félix Rojas, volvió a convocar hoy a los dirigentes de los jubilados al diálogo, aunque ratificó que la posición del Gobierno es mantener el 5 % de aumento.

El máximo dirigente de la Central Obrera Boliviana (COB), el minero Pedro Montes, anunció hoy que apoya a los jubilados y se sumará a su marcha en el altiplano.

La COB, que es la mayor organización sindical de Bolivia, antes era una aliada de Morales pero se distanció del mandatario en el último conflicto salarial en que logró imponer con huelgas y protestas un aumento salarial más allá del previsto por el Ejecutivo.

0
comentarios
Ver comentarios