El nuevo presidente yemení jura su cargo para suceder a Saleh

Saná, 25 feb (EFE).- El nuevo presidente yemení, Abdo Rabo Mansur Hadi, juró hoy su cargo ante el Parlamento tras anunciarse el viernes que el 99,8 por ciento de los electores votaron a favor de su nombramiento en los comicios del pasado martes.

Hadi, que hasta ahora ocupaba el puesto de vicepresidente y fue el único candidato que se presentó a las elecciones, sucede en el poder a Alí Abdalá Saleh, blanco de una revuelta popular contra su mandato de más de tres décadas.

"Juro preservar el sistema republicano, la ley y la Constitución y mantener la independencia y soberanía del Yemen", dijo Hadi en su primer discurso tras tomar posesión del cargo.

Pese a que el acto de juramento tuvo lugar hoy, la ceremonia oficial de traspaso del mando, a la que acudirá Saleh, es el próximo lunes.

El jefe de Estado señaló que "este momento es histórico y marca un hito en Yemen al completar el proceso democrático y mostrar al mundo que el país puede superar los problemas".

"La estabilidad depende de la cohesión social. Las elecciones otorgaron a los yemeníes la esperanza y responsabilidad a las fuerzas políticas para superar el pasado", subrayó.

Hadi advirtió de que "el caos es una probable alternativa para el país" si no se acaba con las rivalidades y fracasa este proceso de transición.

El presidente se comprometió a continuar la guerra contra Al Qaeda, muy poderosa en el Yemen, y de integrar a todos los yemeníes, en alusión a los separatistas sureños y a los rebeldes chiíes.

El juramento de Hadi supone la salida definitiva de Saleh del poder, el principal objetivo de la revuelta que estalló hace más de un año al calor de los levantamientos populares de Túnez y Egipto.

Este proceso está recogido en el plan de transición auspiciado por el Consejo de Cooperación del Golfo (CCG), que estipula que Hadi lidere un periodo de transición de dos años durante el que se deberá modificar la Constitución y celebrar elecciones generales para elegir un nuevo Parlamento y un jefe de Estado.

Además de dirigir este complicado periodo, Hadi se enfrenta a otros desafíos, como el movimiento separatista del sur, el terrorismo de Al Qaeda, la rebelión chií en el noroeste y una grave crisis económica.

0
comentarios
Ver comentarios