Weidmann sustituye a Weber como presidente del Bundesbank el 1 de mayo

Fráncfort (Alemania), 30 abr (EFE).- Jens Weidmann sustituye a partir del 1 de mayo a Axel Weber como presidente del Bundesbank (banco central de Alemania), en un momento en que tiene que afrontar la crisis de endeudamiento de la zona del euro.

El presidente alemán, Christian Wulff, nombró el viernes a Weidmann nuevo máximo responsable del Bundesbank durante ocho años.

Weber, que ha presidido la entidad desde el 30 de abril de 2004, anunció en febrero su retirada del Bundesbank y su renuncia a la candidatura a la presidencia del Banco Central Europeo (BCE).

Weidmann, de 43 años, ha sido hasta ahora asesor personal de la canciller alemana, la cristianodemócrata Angela Merkel, para asuntos económicos, especialmente tras la crisis financiera y económica.

La canciller alemana se despedía recientemente de Weidmann con las palabras de elogio: "brillante, íntegro, con la máxima competencia profesional y una cabeza independiente".

Como presidente del Bundesbank, Weidmann representará a Alemania, la primera economía de Europa, en el consejo de gobierno del BCE.

Llega a la presidencia del Bundesbank con críticas de la oposición socialdemócrata, que considera que Weidmann debe defender la independencia de la entidad monetaria y separar sus intereses de los de la Cancillería alemana.

En nombre de la canciller ha sido además el encargado de negociar los acuerdos del G20, el rescate bancario europeo y la intervención del Estado en los bancos alemanes más afectados por la crisis financiera.

Weidmann, defensor del euro y de la estabilidad de precios, ya dirigió el departamento de política monetaria y análisis monetario del Bundesbank.

Anteriormente había trabajado en el Fondo Monetario Internacional (FMI) tras concluir sus estudios en Alemania y Francia.

Weidmann tendrá que hacer frente a la actual crisis de endeudamiento de la zona del euro y la amenaza que se cierne al rescate de Grecia, Irlanda y Portugal en Finlandia, con un futuro gobierno de coalición en el que podría estar presente el partido de euro-escépticos Verdaderos Finlandeses.

Previsiblemente Weidmann va a seguir a su antecesor Weber en la defensa a ultranza de la estabilidad de precios y del control de la inflación.

El peso de los halcones alemanes en el BCE, que siguen la máxima ortodoxia en política monetaria, es muy fuerte.

Algunos expertos califican a Weidmann de una persona abierta, cordial y de diálogo tranquilo a diferencia de Weber, quien ha sido criticado de llegar a ser colérico en algunos momentos y de no llevar muy bien las críticas.

Además, Weidmann va a ser el presidente más joven que ha tenido el Bundesbank.

El Bundesbank despide el lunes (2 de mayo) a Weber e inviste Weidmann en un acto en la central de la entidad en Fráncfort en el que participarán el presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, y el ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble.

Weber, de 54 años, abandonó la candidatura de presidente del BCE, en sustitución de Trichet, por haberse sentido sin apoyos en su rechazo a algunas decisiones, más políticas que monetarias, que el BCE tuvo que tomar en la crisis financiera como la compra de deuda pública de los países de la zona del euro.

De momento, Weber va a ser profesor invitado de Economía en la Universidad de Chicago y después se rumorea en Fráncfort que podría sustituir a Josef Ackermann al frente del Deutsche Bank, algo que él ni ha confirmado ni desmentido.

A su llegada al Bundesbank, Weber, catedrático de Economía Internacional sin afiliación política, tuvo que devolver la confianza y credibilidad a la entidad, dañada por el antecesor Ernst Welteke después de que se hiciera público que aceptó invitaciones estas empresas privadas.

Weber también ha reducido drásticamente el personal y las sucursales del banco central alemán.

Desde 2002 y hasta su llegada al Bundesbank formó parte del consejo de "cinco sabios" que asesoraba al Gobierno del socialdemócrata Gerhard Schroeder en cuestiones económicas.

Su carreta universitaria comenzó en 1982 y a partir de 1998 ocupó la cátedra de Economía Monetaria Aplicada en la Universidad de Fráncfort, puesto que compaginó con la cátedra de Economía Internacional en la Universidad de Colonia.

Arantxa Iñiguez

0
comentarios
Ver comentarios