El presidente dice que su cáncer ha sido una prueba para opositores y seguidores

Caracas, 25 jul (EFE).- El cáncer que padece el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, se ha convertido en "una prueba" de que en las filas de sus seguidores perdura "la unidad", en tanto que en el antichavismo lo hace "el odio", evaluó hoy el gobernante.

"Si miramos el campo de batalla de la oposición, porque de verdad ahí hay un campo de batalla entre ellos mismos, y hablan de una unidad que realmente no existe y andan echándose hasta cuchillo (...), entre ellos mismos se acuchillean (sic) y tienen odio por la patria, odio por lo bueno, odio por el país", sostuvo.

En una llamada telefónica a un programa nocturno de la televisión estatal a propósito del aniversario de la fundación de Caracas, Chávez anunció desembolsos estatales para diversas obras capitalinas y aprovechó para evaluar el impacto político de su mal, de cara a los comicios que en 2012 definirán el período presidencial 2013-2019.

Chávez confirmó una vez más que entonces buscará una nueva reelección y que no tiene dudas de que volverá a ganar.

Sobre su enfermedad, "repentina y grave, pues, delicada", insistió en que "ha sido una prueba".

"Lo que yo respiro en filas revolucionarias es más unidad", en tanto que en la oposición dijo que sucede lo contrario y allí "se salieron gallos y gallinas del corral" y "el ganado se regó", con la irrupción de una serie de aspirantes presidenciales.

Sin embargo, añadió el jefe del Estado, los opositores "tienen detrás la fuerza del imperio (Estados Unidos), que seguramente presionará para ponerlos de acuerdo a empujones, con mano férrea y todos esos mecanismos abiertos y tapados que tiene para imponer una candidatura".

Pero "los escuálidos", como llama a sus detractores", vaticinó que "se van a quedar con las ganas", porque "esta revolución sigue adelante y Hugo Chávez Frías sigue al frente, con la certeza de que será presidente" al menos hasta el año 2019.

En el campo militar, dijo que "la Fuerza Armada está demostrando firmeza, unidad, fortaleza (...), a pesar de las especulaciones que siguen saliendo" en sentido contrario.

"Está bien: sigan esperando que los militares desconozcan a Chávez", sostuvo con sarcasmo.

El mandatario repitió que en las filas de sus partidarios, pese a que "hay problemas, hay que reconocerlos y hay que solucionarlos", también "hay liderazgo, hay proyecto, hay unidad orgánica que vamos a seguir fortaleciendo, hay estrategia, hay táctica, hay ritmo, hay alma, alegría y mística".

"Todo eso no es que no haya en la oposición", pero "escasea", añadió y volvió a atribuir ello "al odio entre ellos mismos, odio por la patria, odio por lo bueno, odio por el país".

Siempre de cara a las elecciones presidenciales del próximo año, aún sin fecha precisa, admitió demora en la "construcción del gran polo patriótico", que ha llamado a que se cree con los partidos políticos que apoyan su gestión, pero además con otros movimientos.

Entre estos nombró específicamente "a los trabajadores, a los indígenas, sindicalistas, pobladores, movimientos cristianos, ateos, mágicos, los negros, los homosexuales y los deportistas".

0
comentarios
Ver comentarios