Plevneliev, el candidato oficialista, gana las presidenciales en Bulgaria

Sofía, 30 oct (EFE).- El candidato del gobernante partido GERB, Rosen Plevneliev, ganó hoy con contundencia las elecciones presidenciales búlgaras, según los sondeos, y reafirmó así la popularidad de esa formación conservadora populista, que está en el poder desde hace dos años.

Los sondeos a pie de urna y de diferentes organizaciones civiles independientes otorgaron a Plevneliev en torno al 57 por ciento de los votos en la segunda y definitiva vuelta electoral.

De confirmarse los resultados, el hasta ahora ministro de Desarrollo y empresario de la construcción asumirá su nuevo cargo el 22 de enero próximo.

La Comisión Electoral central informó de que no ofrecerá resultados oficiales hasta mañana.

El propio Plevneliev no se ha pronunciado aún sobre su victoria y sólo un portavoz del GERB se limitó a confirmar que esa formación ganó "con contundencia".

Su rival, Ivailo Kalfin, del opositor partido socialista, actual eurodiputado y exministro de Exteriores búlgaro, obtuvo el 43 por ciento de los sufragios, según estas mismas estimaciones, a la espera de que se conozcan los resultados oficiales.

Al reconocer la derrota, Kalfin no quiso felicitar a su rival y aseguró que "éstas han sido las elecciones peor organizadas en los últimos 22 años".

"Hubo presiones sobre los ciudadanos, y estas elecciones han sido un ejemplo de cómo no hay que organizar una votación", dijo.

Sus críticas se referían aparentemente a las denuncias de compraventa de votos, una amplia práctica en elecciones en Bulgaria de la que advirtieron organizaciones internacionales, que pidieron a las autoridades más esfuerzos para combatirla.

La oposición había advertido durante la campaña electoral de que un triunfo de Plevneliev supondría una excesiva acumulación de poder por parte del conservador partido "Ciudadanos para el Desarrollo Europeo de Bulgaria" (GERB).

El instituto búlgaro de investigaciones sociales MBMD aseguró esta noche que un 71 por ciento de la minoría turca dio su voto a Kalfin, y el 29 por ciento a Plevneliev; un 61 por ciento de los roma votaron a favor de Kalfin y el 39 por ciento a Plevneliev.

Mientras, el 60 por ciento de los búlgaros étnicos dieron el voto a Plevneliev y el 40 por ciento a Kalfin.

Según el último censo, los turcos son un 8,8 por ciento de la población de Bulgaria, y los roma el 4,9 por ciento.

Unos 6,9 millones de ciudadanos con derecho a voto fueron llamados hoy en segunda vuelta a las urnas para elegir a nuevo jefe del Estado porque hace una semana ninguno de los 18 aspirantes había alcanzado la mayoría absoluta.

Las principales formaciones habían planteado estas elecciones más como un test de la popularidad del Ejecutivo, liderado por Boiko Borisov, que como un debate sobre el jefe del Estado, un puesto eminentemente representativo y con limitadas funciones ejecutivas.

"Evidentemente, se trata de algo más que del carisma de Borisov. El GERB ha demostrado que representa un nuevo fenómeno político, que aunque pueda ser caracterizado también como populista, ya en tres ciclos electorales no pierde la confianza de los votantes", declaró a los medios locales el analista Ognyan Mintchev.

No obstante, durante la campaña, Plevneliev, de 47 años de edad, insistió en distanciarse del Gobierno y presentarse como un candidato más independiente y libre de ataduras partidistas.

Con una fortuna calculada en seis millones de euros, forjada durante los años de la transición desde el comunismo, Plevneliev hace gala de no tener el carné del GERB, e incluso de llevar en ocasiones la contraria al autoritario primer ministro Borisov.

Estas son las primeras elecciones presidenciales en Bulgaria desde que este país entró en la Unión Europea, en 2007.

La afluencia a las urnas fue de cerca del 50 por ciento, según la Comisión electoral central.

También la primera vuelta estuvo marcada por la alta abstención, que rondaba la mitad del cuerpo electoral, y según los analistas fue un síntoma del elevado descontento de los ciudadanos hacia las instituciones del país, el más pobre de la UE.

Hoy, las elecciones transcurrieron sin incidentes de importancia, pero con nuevas denuncias sobre la compraventa de votos.

La policía informó de que recibió 180 denuncias de irregularidades durante la jornada electoral, de las que dos tercios se refieren a esa práctica, y las demás a la propaganda electoral en las inmediaciones de los colegios.

Las elecciones presidenciales coincidieron con las municipales, en las que el GERB también obtuvo la mayoría de apoyos.

0
comentarios
Ver comentarios