El oficialista Fernando Cordero retiene la presidencia de la Asamblea Nacional de Ecuador

Quito, 31 jul (EFE).- El oficialista Fernando Cordero fue hoy reelegido como presidente de la Asamblea Nacional de Ecuador para un nuevo periodo de dos años de legislatura.

En una atropellada sesión dominical, Cordero fue ratificado como jefe del Parlamento con el voto afirmativo de 60 asambleístas, tres legisladores votaron en blanco (que se sumaron al vencedor), dos abstenciones y 59 en contra de su candidatura.

La oposición fracasó en su intento de llevar a la silla presidencial legislativa a Betty Amores, una exaliada del oficialismo que se retiró de ese grupo por discrepancias con el Ejecutivo.

Gritos, carreras por la sala del pleno y denuncias de supuestas irregularidades en el mecanismo de elección se presentaron tras la designación de Cordero, que juró de inmediato el cargo y demandó a sus colegas poner las máximas capacidades en la gestión parlamentaria.

Los asambleístas de Alianza País, el grupo oficialista, remarcaron por su parte la transparencia en el proceso de reelección de Cordero y pidieron a los de oposición aceptar la votación.

Tras un lapso de discusiones se procedió a la designación de los dos vicepresidentes de la Asamblea, pero ninguno de los postulados alcanzó el número suficiente de votos, por lo que se dejó para otra ocasión la elección de ellos.

Por ello, se continuó con la designación de los cuatro vocales del Consejo de Administración Legislativa (CAL) y se eligieron al indígena Pedro De la Cruz (afín al oficialismo) y los opositores Fausto Cobo, Francisco Ulloa y Marco Murillo.

Como secretario de la Asamblea fue ratificado Andrés Segovia y como prosecretaria Lidia Rivas.

Tras estas designaciones, el reelegido presidente de la Asamblea clausuró la sesión y dejó para la próxima semana la designación de los dos vicepresidentes del foro.

La votación de hoy era considerada por analistas como una medición de fuerzas en la Asamblea Nacional, en un momento en el que el foro legislativo se apresta a tramitar varias leyes claves propuestas por el Gobierno.

El jefe del Estado, Rafael Correa, incluso amenazó con ir a la denominada "muerte cruzada" si perdía la mayoría en la Asamblea, por la cual puede disolver la legislatura y convocar a elecciones presidenciales inmediatas, en las que él podría presentarse.

"Yo no excluyó la muerte cruzada. Yo no estoy aquí para calentar un puesto", afirmó Correa ayer.

"Si se pierde la mayoría y se forma una mayoría que sólo quiere boicotear al Gobierno nacional yo prefiero irme a mi casa. Mi renuncia está siempre en las manos del pueblo ecuatoriano, antes de perder el tiempo con tanto chantajista y extorsionador", apuntó el mandatario.

Una vez confirmada la reelección de Cordero, se prevé que Correa envíe mañana a la Asamblea un proyecto de reforma tributaria para aplicar los llamados "impuestos verdes".

0
comentarios
Ver comentarios