SÍGUENOS EN

Nacional

Piden a Obama cambiar la fecha de la presentación del plan económico en el Congreso

Washington, 31 ago (EFE).- El presidente de EE.UU., Barack Obama, pidió hoy dirigirse a ambas Cámaras del Congreso para presentar su plan de fomento del empleo el próximo 7 de septiembre, pero el líder de la Cámara de Representantes, John Boehner, rechazó esa solicitud horas más tarde.

En una carta al republicano Boehner y el líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid, Obama pidió la sesión extraordinaria para el miércoles 7 a las 20.00 hora local (00.00 GMT), al mismo tiempo que los candidatos republicanos a la Presidencia planean celebrar un debate televisado.

En su misiva de respuesta, Boehner indicó hoy al presidente que es mejor celebrar el discurso el jueves, día 8, debido a la complejidad del calendario.

Entre otras cosas, el presidente de la Cámara aduce problemas de tiempo para poner en marcha las medidas de seguridad necesarias durante una visita presidencial al Congreso.

"Es mi recomendación que celebre su discurso la noche siguiente", indicó Boehner, quien agregó que "respetuosamente le invito a dirigirse a una sesión conjunta del Congreso el jueves 8 de septiembre en la Cámara de Representantes".

La negativa de Boehner representa una bofetada pública para la Casa Blanca, que había divulgado la petición de Obama antes de contar con el consentimiento de los líderes de las dos Cámaras del Congreso.

Habitualmente, la Casa Blanca y el Congreso negocian en privado una fecha para este tipo de comparecencias antes de hacerlas públicas.

Las comparecencias del presidente ante ambas Cámaras del Congreso son poco habituales, a excepción del discurso sobre el Estado de la Unión en enero en el que expone su programa para el año, y se reservan para asuntos considerados de especial importancia para el país.

En su misiva a los líderes del Congreso, Obama explicaba que presentaría una serie de "propuestas bipartidistas" que el Congreso puede adoptar de manera inmediata para impulsar la economía de EE.UU.

"Nuestro país encara desafíos económicos sin precedentes y millones de estadounidenses buenos trabajadores siguen buscando empleo, añadía Obama.

Pero vista la respuesta de Boehner hoy, parece complicado que, si la Casa Blanca y el Congreso no consiguen ponerse de acuerdo siquiera en una fecha puedan hacerlo en medidas económicas.

Se esperaba que en su discurso, con el que el presidente abrirá el nuevo curso político, Obama presentara propuestas para estimular la economía como inversiones en infraestructura o desgravaciones fiscales.

Según la fecha propuesta por la Casa Blanca, el discurso tendría lugar mientras en la Biblioteca Presidencial Ronald Reagan en Simi Valley, en California, los aspirantes republicanos a la presidencia el año próximo celebran un debate televisado.

Estos candidatos tendrán no sólo que competir con el discurso por la audiencia, sino también que responder en tiempo real y sin asesores que les aconsejen a lo que Obama pueda proponer.

En su rueda de prensa diaria, el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, indicó que Obama decidió presentar sus planes en un discurso ante el Congreso debido a que, para poder poner en marcha sus propuestas, será necesario el visto bueno del Legislativo.

"Cree que ese marco es apropiado por las acciones que hay que emprender", consideró el portavoz.

Carney también aseguró que para decidir el momento del discurso no se tuvo en cuenta el debate republicano, sino que se trata de una mera "coincidencia".

Según el portavoz, Obama centrará su mensaje principalmente en la creación de empleo.

Sus propuestas para el recorte del déficit presupuestario, sujeto de un agrio debate entre republicanos y demócratas este verano durante el proceso para aprobar un aumento del techo de la deuda, quedarán para más adelante, explicó Carney.

La creación de empleo y la marcha de la economía son ahora mismo las grandes preocupaciones de los estadounidenses de cara a las elecciones de noviembre del año próximo, entre temores de que se pueda volver a caer en una recesión similar a la de 2008, la peor desde la Gran Depresión de los años treinta.

El empleo se encuentra en el 9,1 por ciento y los cálculos de entidades como la Oficina de Presupuestos del Congreso prevén que no descienda de manera sustancial hasta 2014.

Macarena Vidal