La cumbre de Unasur muestra preocupación por la economía y la agenda social

Lima, 28 jul (EFE).- Los doce países que conforman la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), que hoy celebraron en Lima una reunión extraordinaria, expresaron su preocupación por la economía y la agenda social pendiente en la región, por lo que convocaron dos reuniones sectoriales.

En una rueda de prensa en el Palacio de Gobierno peruano, el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, anunció que la próxima semana se realizará en Lima una reunión de ministros de Hacienda y responsables de Bancos Centrales y el 10 y 11 de agosto próximos presentarán en Buenos Aires sus propuestas sobre economía y empleo.

Santos, que no dio fecha exacta de dicha reunión, dijo que es necesario cuidar las economías de la región y "la capacidad de generar empleo, en lugar de quedar de espectadores viendo cómo el empleo se destruye con la devaluación de nuestras monedas".

Además, el mandatario colombiano informó que invitará al presidente de México, Felipe Calderón, a quien visitará este fin de semana, a participar en estas reuniones "para que las medidas tengan peso específico", dada la importancia de ese país en América Latina.

Otro tema planteado en la cita, señaló Santos, fue la necesidad de "quitarnos de encima el título de ser el continente más desigual del planeta", recogiendo las palabras de su colega peruano, Ollanta Humala, en su discurso de investidura.

Por su parte, la secretaria general de la Unasur, María Emma Mejía, anunció que el próximo año se realizará en la ciudad peruana de Cuzco una reunión de expertos de organismos regionales vinculados a políticas sociales para abordar la agenda de desarrollo social, como parte de los compromisos aprobados hoy en lo que llamaron la Declaración de Lima.

"Asumimos como nuestra tarea más urgente el compromiso de implementar y profundizar el plan de acción elaborado por el consejo de desarrollo social de la Unasur y establecer una agenda de acciones sociales prioritarias, que contribuya a combatir las asimetrías y brechas de desigualdad", añadió Mejía.

La Declaración de Lima firmada por los doce representantes de Unasur señaló además que los mandatarios se propusieron construir "un modelo de integración, eliminar las desigualdades, lograr la inclusión y la participación ciudadana".

Mejía subrayó que los países miembros han logrado consolidar la Unasur "como un espacio de diálogo regional que ha permitido la concertación y el fortalecimiento de nuestras democracias, así como la cooperación e integración sudamericanas".

En lo que va del año, Unasur echó a andar su tratado consultivo, nombró como secretaria general a la excanciller colombiana María Emma Mejía, e inauguró su sede en Quito, la capital ecuatoriana.

Asimismo, en los últimos tres meses han entrado en funcionamiento el Centro de Estudios Estratégicos de Defensa de Unasur (CEED) en Buenos Aires (Argentina) y el Instituto Suramericano de Gobierno en Salud (ISAGS) en Río de Janeiro (Brasil).

Los 12 países que conforman la Unasur (Argentina, Brasil, Bolivia, Colombia, Chile, Ecuador, Guyana, Paraguay, Perú, Surinam, Uruguay y Venezuela) suman en conjunto 391.841.958 habitantes, que representan el 68 % de la población de América Latina y el 5,7 % de la población mundial, según las proyecciones y estimaciones de la CEPAL.

El producto interno bruto (PIB) del bloque representa el 5,9 % del PIB mundial, medido en paridad de poder adquisitivo (PPA). El PIB per cápita promedio es levemente superior a los 10.000 dólares PPA.

Aunque entre 1999 y 2009 el coeficiente de Gini (indicador que mide la desigualdad) de 10 países de la Unasur se redujo un 9 %, la región sigue siendo la más desigual en la distribución de la riqueza de todo el mundo.

0
comentarios
Ver comentarios