SÍGUENOS EN

Nacional

Crisis, armas, clima y pobreza son los grandes desafíos del mundo dice Solana

Montevideo, 29 ago (EFE).- La proliferación de armas de destrucción masiva, el cambio climático y la pobreza son los mayores desafíos actuales para la estabilidad mundial junto a la persistente crisis económica, según consideró hoy el ex secretario general de la OTAN y ex ministro español Javier Solana.

En una entrevista concedida a Efe en Montevideo, donde acudió a dictar una conferencia, el también ex alto representante de Política Exterior y Defensa de la UE añadió que además de esos cuatro desafíos globales hay otras amenazas a la seguridad como son los conflictos en Oriente Medio, Palestina y Pakistán.

Solana apuntó así que junto al elemento más preocupante y desestabilizador que es la "crisis económica mundial que sigue con nosotros por desgracia", el mundo aún tendrá que lidiar con la "proliferación nuclear" y los conflictos aún sin resolver de Corea del Norte e Irán.

Junto a eso, el cambio climático, que generará "una mayor tensión sobre los recursos" y que si no es atendido bien dejará al planeta "sin futuro".

"En tercer lugar está la lucha contra la pobreza, en la que se ha echo mucho (...) pero en la que hay mucho que hacer. De aquí a 2030 los demógrafos dicen que en África la media de edad será de 18 años, con todos los problemas que eso tiene, en educación, sanidad, empleo", explicó.

En cuanto a los desafíos a la seguridad, Solana apuntó a Oriente Medio y el norte de África como una zona "cargada de esperanza y de incertidumbre" y se mostró deseoso de que "gane la esperanza y una visión de futuro para que la marcha atrás sea imposible".

En ese sentido se refirió a la Primavera Árabe y a los sucesos de Egipto y Túnez como algo "muy positivo" y una "lección de extraordinaria madurez política" que está teniendo sus frutos.

Solana apuntó que las potencias occidentales deberán dejar que sean los ciudadanos de estos países los que dirijan su vida, contando con una ayuda que no sea "interferencia" sino "acompañamiento y consejo cuando lo pidan", además de cooperación económica.

"Aunque la crisis no era una de sus reivindicaciones, que eran más políticas, esta subyace y el tema económico es importante para todos, más que nada para Europa, porque son nuestros vecinos en el Mediterráneo y su estabilidad y su desarrollo nos benefician a todos", indicó el político socialista.

En cuanto a la situación en Libia, Solana rechazó que lo ocurrido allí tenga que ver con decisiones "impuestas por países coloniales" y apuntó que la intervención de la OTAN en apoyo a los rebeldes contrarios al régimen de Gadafi responde a "una resolución de la ONU que llegó tras muchos días de debate y que fue amparada y casi patrocinada por la Liga Árabe" que hizo imposible "ignorar el deseo de las personas que estaban en problemas en Bengasi".

Solana también se refirió al conflicto entre Israel y Palestina y señaló como importante el debate previsto en la ONU para el próximo mes de septiembre en el que Palestina pedirá su reconocimiento como Estado.

"Eso debería formar parte de la solución a lo que ocurre allí, que está atravesando un momento de esperanza e incertidumbre, y es ideal que todos contribuyan de la mejor manera posible para que el final sea el deseado por la mayoría de las gentes, que es la de los dos estados", dijo.

El ex representante de la política exterior europea manifestó su deseo de que el viejo continente se exprese "de forma unánime" en la dirección de apoyar la creación de Palestina, ya que "ha llegado el momento de dar más. No es el final, pero es algo que se necesita para dinamizar las negociaciones, crear un calendario fijo y que se avance", concluyó.