El éxodo de millones de personas por el final del ramadán colapsa Indonesia

Yakarta, 30 ago (EFE).- Los últimos días del ramadán, que termina oficialmente en Indonesia mañana, han producido el colapso de todos los medios de transporte del país ante la partida de millones de personas a sus lugares natales para celebrar en familia el Idul Fitri, la festividad que marca el fin del mes de ayuno musulmán.

Las autoridades cifran en más de 18 millones los desplazamientos que deben atender las precarias infraestructuras nacionales durante esta semana en la que el archipiélago más populoso del planeta virtualmente se paraliza.

Más de 3 millones de personas han emprendido la ruta con sus motocicletas particulares de las grandes ciudades al pueblo en el que nacieron, otros 3 millones marchan en avión y alrededor de 4 millones se han quedado con el barco, más barato, para viajar entre las 17.000 islas que componen el país.

Dentro de las islas, los medios más populares son el tren y el autobús, más asequibles al bolsillo.

El éxodo se ha hecho notar más en Yakarta, donde el Gobierno estima que unos ocho millones de personas, la mitad de los habitantes de la macrourbe, han viajado para encontrarse con su familia.

En las mayores estaciones de ferrocarril de la capital se han habilitado carpas para que los viajeros se resguarden del calor tropical de Indonesia o pasen la noche en vela a la espera de conseguir un billete de tren con el que cumplir el rito anual de regreso a casa.

"Algunos pasajeros vienen un día antes de que salga su tren y acampan en la estación", explicó Mateta Rijalulhaq, portavoz de la empresa pública de ferrocarriles.

La previsión por parte de las autoridades no ha evitado que, desde el jueves pasado, cuando comenzó el éxodo, se hayan registrado avalanchas de pasajeros e incluso se llegó al extremo del secuestro de un tren a punta de pistola para redirigirlo a otro destino, aunque el incidente duró apenas unos minutos y terminó sin mayores consecuencias.

El Idul Fitri no solo se ha dejado sentir en el uso masivo de los medios de transporte sino también en las frenéticas compras de última hora, ya que es una época en la que los musulmanes indonesios acostumbran a ofrecer regalos.

La Asociación Indonesia de Centros Comerciales calcula que las compras se han duplicado durante el último mes, sobre todo en productos textiles y dulces.

Los beneficios relacionados con esta festividad también repercutirán en las operadoras de telefonía móvil, que prevén el envío de más de 2.000 millones de mensajes de texto para felicitar esta celebración.

0
comentarios
Ver comentarios