Nacional

Acusaría Edén Pastora a periodista sueco por atentado en 1984

Managua, 29 Ago (Notimex).- El ex guerrillero nicaragüense Edén Pastora dijo hoy que acusará "por terrorismo" a un periodista sueco y un disidente sandinista, como presuntos responsables de un atentado cometido en mayo de 1984 y que dejó siete muertos.

El actual delegado del presidente Daniel Ortega para el dragado del sureño río San Juan hizo el anuncio ante la presentación en Managua de la película "El último capítulo: good bye Nicaragua", producida por el periodista sueco Peter Torbiornsson.

El documental cita testimonios que señalan al ex ministro del Interior y actual embajador Tomás Borge, y a Lenin Cerna, ex jefe de la Seguridad del Estado, como presuntos autores intelectuales del atentado ocurrido en La Penca.

En la cinta, el ex viceministro del Interior y disidente sandinista Luis Carrión admitió el encargo dado al supuesto danés Per Anker, identificado como el guerrillero argentino Roberto Vitale Gaguine, quien era camarógrafo y fotógrafo de Torbiornsson.

"Voy a acusar criminalmente a Torbiornsson y Luis Carrión por su cobardía y su cinismo", dijo Pastora, quien en esa época encabezaba una disidencia armada del sandinismo llamada ARDE, y quien era el blanco del atentado, ocurrido durante una conferencia de prensa.

Dijo que denunciará a ambos "por delito de lesa humanidad" y "terrorismo", por la muerte de siete personas y heridas a 23 en el atentado del 30 de mayo de 1984.

Pastora acusó al Movimiento de Renovación Sandinista (MRS) de promover una campaña de descrédito en contra del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) en plena campaña electoral.

"Nadie sabía, más que Torbiornsson, que iban a matar periodistas tratando de matar a Pastora", precisó el ex guerrillero, quien tildó al reportero sueco de "doble agente" del Ministerio del Interior de Nicaragua y de la Agencia Central de Inteligencia CIA) estadunidense.

Pastora justificó su participación en grupos alzados en armas en contra de la administración de Ortega en la década de 1980 como una lucha "contra los errores de la dirigencia" del FSLN en esa época.

A su vez, Torbiornsson negó haber sido "agente de la CIA", y emplazó al gobierno a "contar la verdad y no otra cosa" sobre los hechos.

NTX/SGE/LGS/