Renuncian partidarios del regimen sirio ante jornada represiva

Londres, 30 Abr (Notimex).- Al menos 50 miembros del gobernante partido Baath en la sitiada ciudad siria de Rastan han renunciado, luego de una jornada violenta que dejó al menos 62 manifestantes muertos en varias localidades de Siria.

Un activista de los derechos humanos reportó a los medios de comunicación internacionales que la dimisión en masa de los políticos del partido del presidente Bashar al-Assad fue leída en una manifestación en Rastan, 20 kilómetros al norte de la ciudad de Homs.

En Rastan miembros de la inteligencia militar y hombres armados leales al presidente Al-Assad dispararon contra la multitud, en una refriega que dejó al menos 13 muertos en una jornada conocida en todo el país árabe como el "Día de la Ira".

Las renuncias se producen cuando la red opositora "Sham" y el grupo Revolución Siria contra Asad han publicado en sus páginas de Facebook listas con algunos nombres de militantes del partido Baath que presentaron su dimisión.

Revolución Siria cifró en 223 las dimisiones dentro del partido gobernante y aseguró que las renuncias continúan.

Organizaciones defensoras de los derechos humanos señalaron que más de 60 manifestantes murieron en Siria, durante la jornada de protestas antigubernamentales que se llevó a cabo el viernes, tras las oraciones musulmanas.

De acuerdo con información de los grupos protectores de los derechos humanos, más de la mitad de los muertos fueron víctimas de los disparos de las fuerzas de seguridad en la ciudad de Deraa, en el sur del país.

Reportes indican que también se han registrado muertos en la ciudad portuaria de Latakia, en Homs, en el norte de Damasco, la capital siria y Rastan.

Las restricciones del Ejecutivo sirio a la prensa internacional hacen muy difícil que la información provista por organizaciones no gubernamentales pueda ser confirmada.

Las protestas se registraron también en Hama, en el centro del país, en el puerto de Banias, en Kamishli y en Harasta, ciudades donde la policía utilizó uso de bombas lacrimógenas para dispersar las manifestaciones.

La agencia oficial siria SANA, que cita fuentes del Ministerio de Interior, comunicó a su vez que un "grupo de terroristas" mató a tres policías el viernes pasado.

Asimismo, el gobierno acusó de fomentar una sublevación a bandas armadas islamistas y dijo que al menos cuatro soldados perdieron la vida a manos de "grupos terroristas" que participan en las protestas.

Las manifestaciones antigubernamentales en Siria estallaron a mediados de marzo después de que fuera arrestado en Deraa un grupo de escolares por escribir consignas antigubernamentales en las fachadas de edificios.

Posteriormente las protestas se propagaron a otras regiones del país, particularmente a las ciudades de Homs, Hama, Latakia, Baniyas y las cercanías de Damasco.

El gobierno sirio anunció un amplio programa de reformas y el levantamiento del estado de emergencia impuesto en 1963, cumpliendo así una de las principales exigencias de la oposición.

Sin embargo, miles de manifestantes han continuado las movilizaciones para pedir la renuncia del régimen de Al-Assad.

NTX/JCM

0
comentarios
Ver comentarios