La UNESCO reconoce a Palestina como Estado miembro de pleno derecho

París, 31 oct (EFE).- Palestina logró hoy un reconocimiento diplomático histórico al ser aceptada como "Estado miembro" de pleno derecho de la UNESCO gracias al voto de 107 de los miembros de la Organización de las Naciones Unidas para le Educación, la Ciencia y la Cultura, durante su XXXVI Conferencia General.

"No es más que el principio de un camino duro y arduo que nos llevará a nuestra liberación", declaró ante la prensa al término de la votación el ministro palestino de Exteriores, Riyad al Malki, quien consideró que el simbólico reconocimiento es "la expresión de esa gran solidaridad mundial con la causa palestina".

Según Malki, el paso de Palestina de observador a Estado de pleno derecho, pesa al rechazo de Israel, EEUU y Alemania, entre otros, es la coronación de un esfuerzo que se inició en 1989, cuando los palestinos presentaron su primera solicitud de ingreso ante la UNESCO.

Es además un avance "independiente", dijo de la candidatura que el presidente palestino, Mahmud Abás, interpuso en Nueva York el pasado 23 de septiembre para intentar lograr la adhesión palestina a la ONU. Dicha decisión será examinada el próximo 11 de noviembre por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

El paralelismo entre ambas decisiones es casi ineludible, aunque una diferencia notable es que en la UNESCO solo se requiere una mayoría de dos tercios y no existe el sistema de veto, como en el Consejo de Seguridad.

"La única forma de saber si la amenaza del veto es verdadera es llegar a la votación. Mientras tanto, lucharemos por conseguir nueve o diez votos" en ese foro, subrayó Malki.

El ingreso de los palestinos como el Estado número 195 de la UNESCO, que provocó un sonado aplauso en el auditorio principal de la organización, se alcanzó gracias a los votos a favor de 107 Estados (entre los que se cuentan España, Francia, China, India, Rusia, Venezuela, Brasil, Finlandia o Eslovenia), 52 abstenciones (como las de Reino Unido, Colombia, Italia, Japón o México) y 14 votos en contra.

Entre quienes se decantaron por el "no" figura Israel, que a través de su embajador ante la UNESCO, Nimrod Barkan, calificó la decisión como un "freno para la paz" y señaló que hoy es "un día triste para la organización, que decide "desconectarse de la realidad y siembra las semillas de su implosión".

También se pronunciaron en contra Alemania, República Checa, Suecia, Canadá, Australia y Estados Unidos, cuya delegación destacó que "esfuerzos como los de hoy son contraproducentes".

"No podemos tomar atajos", señaló el embajador estadounidense ante la UNESCO, David Killion, quien precisó que EEUU seguirá colaborando con las labores de la organización, un matiz que según qué forma adopte, podría traer importantes consecuencias económicas para la UNESCO.

Esto se debe a que Estados Unidos, primer contribuyente de esa organización, aporta el 22 por ciento de su presupuesto, que en el último bienio fue de 453 millones de dólares.

Por ello, la propia directora general de la UNESCO, Irina Bokova, expresó su inquietud sobre la decisión de Washington, aunque no dudó en señalar como "histórico" el día en el que Palestina ingresó en "la casa de la diplomacia cultural".

El ministro palestino se refirió a la posibilidad de que Estados Unidos cierre el grifo de la financiación y celebró que ese "chantaje" no haya "impedido a muchos países votar a favor de Palestina".

"Si la amenaza se concreta, no será el fin del mundo", añadió Al Malki, cuyo Gobierno podría ahora pedir el reconocimiento como Patrimonio Mundial de la Humanidad de lugares como Belén, Hebrón y Jericó, ubicados en territorios ocupados por Israel.

La Unión Europea, por su parte, no logró votar en bloque, tal y como hubiera deseado la ministra española de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia, quien lamentó que "que Europa no haya alcanzado una posición común".

"Creo que hemos asistido a un momento histórico. España se ha situado en el lado correcto de la historia", al igual que otros once socios comunitarios, agregó la ministra, quien subrayó que España va a "seguir trabajando para que Europa analice adecuadamente, reflexione, entienda y asuma el posicionamiento en esta materia".

Por Javier Albisu

0
comentarios
Ver comentarios