Israel insta a la Autoridad Nacional Palestina a elegir entre la paz o la reconciliación

Jerusalén, 27 abr (EFE).- El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, advirtió a la Autoridad Nacional Palestina (ANP) de que "debe elegir entre la paz con Israel o la paz con Hamás", en respuesta al anuncio hoy de un acuerdo de reconciliación entre las dos principales facciones palestinas, Hamás y Al-Fatah.

"No es posible la paz con los dos porque Hamás tiene la aspiración de destruir a Israel y así lo ha dicho abiertamente", señaló su oficina en un comunicado.

Netanyahu cree que "la mera idea de una reconciliación refleja la debilidad de la ANP" y le hace cuestionarse "si Hamás se hará con el control de Judea y Samaria (nombre bíblico y oficial en Israel de Cisjordania), tal y como hizo en Gaza" en 2007.

"Espero que la Autoridad Palestina elija correctamente y que elija la paz con Israel. La elección está en sus manos", concluye la nota.

Por su parte, el viceprimer ministro Silvan Shalom consideró que el pacto "revela el verdadero rostro de los palestinos porque un Gobierno de unidad con Hamás deja claro que los palestinos no buscan la paz".

Otros ministros indicaron que el acuerdo les ha pillado por sorpresa, informó la edición digital del diario "Yediot Aharonot" sin identificarlos.

En las últimas semanas fuentes gubernamentales israelíes revelaron que Netanyahu tenía intención de llevar a cabo una nueva iniciativa diplomática para tratar de impulsar el diálogo de paz con los palestinos, interrumpido desde septiembre pasado.

Ese mes el Ejecutivo israelí reanudó la construcción sin cortapisas en las colonias de Cisjordania después de diez meses de moratoria parcial, lo que llevó a los palestinos a retirarse de la mesa de negociaciones.

Desde entonces los palestinos han apostado por una campaña para obtener el reconocimiento internacional y de Naciones Unidas a un Estado dentro de las fronteras de 1967 el próximo septiembre.

La reacción de Netanyahu llegó horas después del anuncio en El Cairo de que las facciones palestinas rivales Al Fatah y Hamás habían alcanzado un "entendimiento" sobre todos los asuntos en los que discrepaban.

El pacto pondría fin a casi cuatro años de división entre los dos mayores grupos palestinos, que han gobernado desde entonces de forma separada en Gaza (Hamás) y Cisjordania (Al-Fatah, columna vertebral de la ANP).

El memorándum nació de las conversaciones celebradas durante el día entre una delegación de Al Fatah, presidida por Azam al Ahmad, y otra de Hamás, encabezada por Musa Abu Marzuk.

El acuerdo será firmado el próximo 5 de mayo en El Cairo por el presidente de la ANP y líder de Al-Fatah, Mahmud Abás, y el jefe del buró político de Hamás, Jaled Meshal, informó a Efe uno de los mediadores entre ambas facciones, Munib Al Masri.

Un miembro del buró político de Hamás, Azat Al-Razek, confirmó que la firma se oficiará la próxima semana en la capital egipcia.

Político independiente e influyente empresario personalmente involucrado desde hace años en la búsqueda de la reconciliación interpalestina, Al Masri precisó que el memorándum implica la formación de "un Gobierno integrado por tecnócratas" y "la celebración de elecciones en el plazo de un año".

El Ejecutivo "se formará tan pronto como haya acuerdo sobre los nombres" que lo integren, precisó a Efe Dimitri Diliani, miembro del Consejo Revolucionario de Al-Fatah.

Uno de los principales dirigentes de Hamás, el ex ministro de Exteriores Mahmud al-Zahar, agregó que el pacto también incluye cláusulas que estipulan la excarcelación de presos políticos de ambas facciones y el establecimiento de un comité conjunto sobre las fuerzas de seguridad.

Al Masri atribuyó el logro del pacto a tres razones. La primera es la caída de Hosni Mubarak en febrero, que ha hecho que el Gobierno egipcio haya dejado de "estar sujeto a las órdenes estadounidenses" y de ejercer como "defensor de los intereses israelíes".

El segundo es la inestabilidad política que vive desde hace semanas Siria, donde tiene su sede la principal dirección de Hamás.

Para Masri, también ha tenido una influencia decisiva el estancamiento desde septiembre pasado de las negociaciones de paz y "la falta de fortaleza estadounidense para presionar" a Netanyahu para que vuelva al diálogo sin construir en las colonias y en base a los términos acordados en anteriores intentos negociadores.

0
comentarios
Ver comentarios