Reinicia juicio de mexicanos acusados de narcotráfico en Malasia; podrían ir a la horca

Ayer por la noche -tiempo de México-, reinició el juicio contra tres mexicanos acusados de narcotráfico en Malasia, en lo que representa la última oportunidad de los sospechosos para defenderse ante la justicia malaya y

Tres hermanos mexicanos se sentaron hoy en el banquillo de un tribunal de Malasia para agotar la última oportunidad de defenderse de la acusación de narcotráfico que acarrea la pena de muerte.

Luis Alfonso, José Regino y Simón González Villarreal, originarios del estado mexicano de Sinaloa, están acusados de dirigir presuntamente un laboratorio clandestino para la fabricación de metanfetaminas.

La vista en el Alto Tribunal de Kuala Lumpur comenzó a las 9.00 hora local (01.00 GMT) y durante la primera hora el juez y los abogados de la defensa estuvieron enzarzados en una discusión sobre los procedimientos a seguir.

Antes del inicio del juicio, la Policía trasladó a las dependencias del tribunal las evidencias de la acusación de narcotráfico que pesa sobre los tres hermanos mexicanos, incluidos los barreños que presuntamente utilizaron para elaborar la droga.

Presentes en la sala, se encontraban sus hermanas Alejandrina y Leticia y María Consuelo Soto, la esposa de Luis Alfonso.

El día anterior, sus familiares pudieron reunirse con los detenidos en la cárcel de Johor Baru, unos 330 kilómetros al sur de la capital malasia.

"Tienen mucha esperanza y fe en Dios de que todo saldrá bien", dijo Alejandrina, la menor de los hermanos, procedentes de Culiacán, capital de Sinaloa, un estado en el noroeste de México.

Luis Alfonso, de 47 años, José Regino, de 36, y Simón, de 33, fueron detenidos en marzo de 2008 en una nave industrial de la ciudad de Johor Baru, en la que la policía encontró material para la fabricación de metanfetaminas, precursores químicos y cerca de 29 kilos de esa droga.

La legislación penal de Malasia contempla la pena capital para la persona declarada culpable de haber sido detenida en posesión de más de 15 gramos de cualquier droga de las consideradas duras o de 200 gramos de las calificadas como blandas.

En las cárceles de Malasia hay en la actualidad un total de 702 personas condenadas a la pena de muerte.

0
comentarios
Ver comentarios