Desmantelan en Arizona extensa banda de narcotraficantes

Phoenix, 31 Oct (Notimex).- Autoridades en Arizona informaron hoy que desmantelaron una "extensa banda de narcotraficantes", que a lo largo de cinco años introdujo cientos de toneladas de drogas a Estados Unidos por el desierto de Arizona, lo que habría arrojado unos dos mil millones de dólares en utilidades.

Funcionarios de la Administración Antinarcóticos de Estados Unidos (DEA), de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE), y de la Oficina del Procurador General de Arizona, anunciaron este lunes en rueda de prensa los resultados de la investigación de 17 meses que permitió desmantelar la organización.

La investigación, denominada Operación Pipeline Express, condujo al arresto de 76 sospechosos y al decomiso de más de 30 toneladas de mariguana y 108 rifles semi automáticos, además de otras armas.

"Hoy hemos dado un importante golpe a una empresa criminal mexicana que ha sido responsable del envenenamiento de nuestras comunidades con la distribución cientos de millones de dólares en mariguana, cocaína y heroína", dijo el Procurador General de Arizona, Tom Horne.

De acuerdo con las autoridades, la banda estaba ligada al cartel de Sinaloa, y se cree que pudo haber contrabandeado unas mil 500 toneladas de mariguana, unas nueve toneladas de cocaína y 4.5 toneladas de heroína.

La cantidad de droga introducida, le habría dejado a la organización unos dos mil millones de dólares en utilidades, indicaron los funcionarios.

Las autoridades creen que la organización pudo expandir sus operaciones para alcanzar "tan enormes utilidades" al lograr obtener un monopolio a lo largo de 128 kilómetros de frontera en el sur de Arizona, desde Yuma hasta el este de la comunidad de Sells.

La investigación reveló que la banda estaba organizada en base a células ubicadas en las comunidades de Chandler, Stanfield y Maricopa, en los alrededores de Phoenix.

Las drogas eran introducidas a través de la frontera por áreas remotas del desierto de Arizona, utilizando "mochileros" y vehículos con compartimentos secretos.

Los cargamentos eran enviados luego a una red de casas que servían de bodegas en el área de Phoenix y de ahí se vendía a distribuidores de varias entidades del país que acudían por ella.

La investigación se inició en junio de 2010, cuando un agente del Departamento del Sheriff del Condado de Maricopa, en el suroeste de Phoenix, detuvo a un vehículo cargado con unos 680 kilogramos de mariguana.

Los datos recabados en esa detención y decomiso condujeron a una investigación criminal que en total involucró a unas dos docenas de corporaciones y agencias, locales, estatales y federales.

Matt Allen, agente especial del ICE en Arizona, dijo en rueda de prensa que la red criminal "es una de las organizaciones de más prolífica que haya sido descubierta en esta entidad", tras añadir que se estima que la banda tenía una capacidad para contrabandear unos 33 millones de dólares en drogas cada mes.

NTX/FTD/LGS/

0
comentarios
Ver comentarios