Álvaro Colom dice que los narcos no lo quieren porque les ha "dado duro"

México, 27 jul (EFE).- El presidente de Guatemala, Álvaro Colom, afirmó hoy que los capos del narcotráfico no lo quieren porque, aseguró, les ha golpeado duro, en un almuerzo que en su honor le ofreció el mandatario mexicano, Felipe Calderón, en el Castillo de Chapultepec.

"La lucha frontal contra el crimen organizado la estamos dando. Nos está costando, es una lucha a veces, muchas veces, totalmente desigual. A mí no me quieren estos señores, porque les hemos dado duro", dijo Colom.

Agregó que su Gobierno ha incautado al crimen organizado casi 13.000 millones de dólares, frente a los 1.100 millones decomisados en las dos anteriores administraciones.

Además, dijo, "les hemos incautado una cantidad de armas impresionante, presos casi todos los días, pero tenemos que trabajar en unidad".

A Guatemala se han metido carteles de las drogas mexicanos, como el poderoso cartel de Sinaloa y el violento cartel de Los Zetas. Este último ha sido responsabilizado de la matanza de 27 campesinos en mayo pasado en el norte guatemalteco.

Por su parte, Calderón dijo que ambos países tienen la obligación de combatir al crimen organizado trasnacional, "un flagelo que amenaza la libertad y la seguridad" de los ciudadanos en ambos lados de la frontera.

México y Guatemala comparten una frontera de unos 900 kilómetros y por esta línea cruzan lo mismo miles de inmigrantes centroamericanos que, de lado a lado, narcotraficantes.

Calderón dijo además que ligado al tema del crimen organizado está el deber de ambos Gobiernos de "garantizar" la seguridad de los migrantes, "que persiguiendo anhelos de superación son víctimas de delincuentes sin escrúpulos".

Explicó que en ese sentido, México no sólo ha descriminalizado la migración hace dos años sino también promulgado una Ley Migratoria acorde con la dignidad humana de todos los migrantes.

Según un estudio del Instituto Nacional de Migración (INM), entre 2005 y 2010 la migración de centroamericanos indocumentados que cruzan por la frontera sur de México, con la meta de llegar a EE.UU., se redujo un 70 %.

El descenso, de acuerdo al INM, se debe a factores como "la crisis económica de EE.UU., el mayor control migratorio por parte de ese país en su frontera sur y en el interior de su territorio", así como "la violencia" que azota a México.

A partir de 2006 "se observa un notable cambio a la baja", ya que se pasó de 433.000 "eventos" en 2005 a 140.000 en 2010, dijo el INM.

0
comentarios
Ver comentarios