Nacional

Policía de NY vigilaba a musulmanes

Desde una oficina en Brooklyn, en los meses posteriores a los ataques terroristas del 11 de septiembre del 2001, oficiales del Departamento de Policía de Nueva York (DPNY) y un oficial veterano de la CIA

El programa fue conocido como la Unidad de Demografía y, aunque el DPNY niega su existencia, el escuadrón mantiene una larga lista de "linajes de interés" y recibe reportes diarios sobre la vida de los barrios musulmanes, según documentos obtenidos por la AP.


Los documentos ofrecen un raro vistazo a un programa de inteligencia configurado y dirigido por un oficial de la CIA. Fue una sociedad inusual, una que ocasionalmente desdibujó la línea entre espionaje interno y externo. La CIA tiene prohibido recopilar información de inteligencia dentro de Estados Unidos.


Agentes de policía encubiertos, conocidos como rastrilladores, visitaron librerías y cafés islámicos, negocios y clubes. La policía revisó negocios que atraían a ciertas minorías, como compañías de taxis que contrataban paquistaníes. Se les dijo que vigilaran los asuntos del día, que vigilaran carteles de anuncios comunitarios dentro de casas de oración y buscaran "sitios en riesgo".


La Unidad de Demografía, un equipo de 16 agentes que hablan al menos cinco idiomas, es el único escuadrón de su tipo que se sepa está operando en el país.


Utilizando información del censo y bases de datos del gobierno, el DPNY trazó mapas étnicos de barrios en Nueva York, Nueva Jersey y Connecticut. Los rastrilladores visitaron después negocios locales, conversaron con propietarios de tiendas para determinar su origen étnico y evaluar su creencia, muestran los documentos. Jugaron cricket y escucharon a escondidas en los cafés y clubes étnicos de la ciudad.


Cuando la CIA lanzaba ataques con aviones no tripulados en Pakistán, el DPNY despachaba rastrilladores a barrios paquistaníes para escuchar si había declaraciones coléricas y comentarios contra Estados Unidos, dijeron oficiales involucrados actual o previamente en el programa.


Los rastrilladores estaban buscando indicadores de terrorismo y actividad criminal, mostraron los documentos, pero también estuvieron atentos de otros sitios comunes de los barrios, como escuelas religiosas y centros comunitarios.


El enfoque estuvo en una lista de 28 naciones que, junto con los "musulmanes negros estadounidenses" eran consideradas "linajes de interés". Casi todos ellos eran países musulmanes.


El alcalde Michael Bloomberg dijo la semana pasada que el DPNY no toma en cuenta la religión en su patrullaje. La inclusión de musulmanes negros estadounidenses en la lista de estirpes de interés sugiere que la religión fue al menos una consideración. El miércoles, la oficina de Bloomberg refirió las preguntas sobre el tema al departamento de policía.