Vaticinó Morris West sucesos mundiales en su obra literaria

(Semblanza)

México, 25 Abr. (Notimex).- Con ciertas atribuciones proféticas, el escritor australiano Morris West, quien nació el 26 de abril de 1916, vaticinó en diversas obras algunos acontecimientos de la política mundial que sucedieron como si él hubiera sido el artífice de las mismas.

Con un legado que suma 27 novelas y regalías por 60 millones de ejemplares vendidos en todo el mundo, fue uno de los literatos que aventuró algunos de sus trabajos a la industria cinematográfica.

West es considerado uno de los escritores más exitosos de los últimos 50 años, que dominó por igual la dramaturgia. Se formó en el colegio de la Roman Catholic Order of Christian Brothers, comunidad a la que iba ingresar, pero se arrepintió antes de jurar los votos solemnes.

Estudió Idiomas Modernos y Matemáticas en la Universidad de Melbourne, y en 1939 fue reclutado por el Ejército, en donde escribió su primera novela "La luna en mi bolsillo" (1945). Para 1943 al concluir su servicio militar, trabajó como secretario de William Morris Hughes, en ese entonces ex primer ministro australiano.

En la década de 1940 y parte de 1950 incursionó en la radio australiana como productor, publicista, libretista y director de este medio de difusión.

Su agitada vida le acarreó complicaciones físicas, por lo cual duró un año sin caminar, postrado en un hospital. Cuando salió comenzó su labor como escritor.

Emigró de Australia cuando cobró su primer cheque por su novela "Kundu" (1956) y se estableció en Europa. Sus primeros trabajos estaban firmados bajo seudónimos que él utilizó porque los editores europeos sólo le compraban un libro por año. Ello le obligó a multiplicarse en varios apellidos para ganar dinero, siendo Michael East su seudónimo más frecuente.

"Los hijos del sol" (1956) fue su primer trabajo que publicó con su nombre. En 1959 creó el que sería uno de sus escritos más exitosos "El abogado del diablo", que se convirtió en un "best- seller" con 3 millones de ejemplares vendidos, en sólo 20 meses. Fue con esta obra que inició sus augurios.

No se trataba de especular por especular, su olfato por determinar la culminación de ciertos sucesos políticos, lo consideró parte de sus tareas. Esa fue la premisa bajo la que trabajó otros libros.

Con "El embajador" (1965) pronosticó el desastre militar que le esperaba a la intervención estadounidense en Vietnam. En "La torre de Babel" (1968), describió el papel que desempeñaría Israel en Medio Oriente.

En "Arlequín" (1974) se adentró a una serie de fraudes y crímenes informáticos. "Las sandalias del pescador" (1963) representó su gran profecía, al vaticinar la llegada al Vaticano de un sacerdote comunista, a la postre Karol Wojtyla fue anunciado máximo regidor de la iglesia católica.

Su apegó a esta ideología religiosa, por el origen de su familia, lo llevó a realizar varias obras en torno al catolicismo, sin embargo, se separó de las mismas cuando no concluyó sus estudios en la Roman Catholic Order of Christian Brothers.

Obras de ficción como "El verano del lobo rojo" (1971) y "Los amantes" (1993); de drama, " The Mask of Marius Melville" (1945), "El ilusionista" (1955) y "El mundo es de cristal" (1982), así como de literatura de no ficción, "Scandal in the Assembly" (1971) e "Images & Inscriptions" (1997), consolidaron a Morris West como uno de los autores más leídos en el mundo.

Aunque nunca ganó el Premio Nobel de Literatura, por el cual no mostró interés, el reconocimiento que mejor obtuvo fue el de sus lectores, situación que ni siquiera lograron sus profecías.

A consecuencia de un paro cardiaco y rodeado de sus libros, Morris West murió el 9 de octubre de 1999 a los 83 años de edad, cuando trabajaba en "La última confesión".

NTX/HCM/NMN

0
comentarios
Ver comentarios